NOTAS SOBRE 2 TIMOTEO – Introducción


NOTAS SOBRE 2 TIMOTEO

Por Bill H. Reeves

Introducción

Las obras Notas Sobre Tito y Notas Sobre 1 Timoteo fueron preparadas por el autor antes que esta obra, y por eso conviene al lector consultar sus respectivas Introducciones.

Son diferentes las circunstancias en que fueron escritas aquellas cartas, o epístolas, de las que rodean a ésta. Cuando Pablo escribió a Tito, y a Timoteo en la primera carta, él se movía libremente en sus actividades del apostolado. Ahora, al escribir a Timoteo esta segunda carta, Pablo se halla encarcelado en Roma, y con la muerte siguiéndole de cerca (1:16,17; 4:6). Esta epístola es la última escrita por Pablo de las que se conservan en el canon del Nuevo Testamento.

Esta es la tercera de las llamadas “epístolas pastorales”. Pero Timoteo era predicador o evangelista (4:2,5); no era “pastor”, ni en el sentido bíblico (de obispo o anciano), ni en el sentido sectario (de persona encargada de la iglesia local). Mucho menos supervisaba una cierta región geográfica, como pintan el cuadro los comentaristas sectarios. En las iglesias modernas al que dirige la iglesia local se le llama “el ministro”, o “el pastor”. Pero las Escrituras no emplean estos términos en tal sentido puramente eclesiástico.

Estas tres cartas llamadas “pastorales” deben ser estudiadas cuidadosamente por todo predicador, o evangelista, no porque se llaman así, sino porque tratan de problemas que se les presentan a los verdaderos predicadores del evangelio.

Las secciones I. y II. que siguen son tomadas de la Introducción de la obra, Notas Sobre 1 Timoteo.

I. EL DESTINATARIO: Timoteo

1 Tim. 1:2 y 2 Tim. 1:2 indican que Timoteo era converso de Pablo.

Hechos 16:1-3 narra la primera información que tenemos en cuanto a él. Su padre era griego, su madre judía. Era de la ciudad de Listra en Pisidia. Tenía muy buena reputación entre los hermanos de la región. Ya que Pablo quiso llevarle consigo en este segundo viaje de predicación, Timoteo fue circuncidado, para que así pudiera tener una mejor acogida de parte de los judíos que encontraran por el camino. Esto fue una conveniencia, en sentido bíblico de la palabra. (Nótese que Tito nunca fue circuncidado, pues era gentil, Gál. 2:3). Timoteo estuvo con Pablo por largo tiempo en Efeso (y muy probablemente continuó con él hasta Jerusalén) (Hech. 19:22; 20:4). Así que estuvo con Pablo también en su tercer viaje de predicación.

Era hombre de fe no fingida, y bien instruido en las Escrituras del Antiguo Testamento (2 Tim. 1:5; 3:15). Su madre y su abuela tuvieron gran parte en esa instrucción.

Fue enviado por Pablo para confirmar y exhortar (1 Tes. 3:2; Hech. 19:22; 1 Cor. 4:17; 16:10,11; Fil. 2:19), como ahora fue dejado en Efeso para esto y para tomar medidas contra falsos hermanos (1 Timoteo).

Estuvo con Pablo durante su primer encarcelamiento (Fil. 1:1; Col. 1:1; File. 1), y desde Roma fue enviado por Pablo a Filipos (Fil. 2:19-23). Después de haber sido Pablo liberado de prisión, evidentemente Timoteo le acompañó a Efeso, donde Pablo le dejó (1 Tim. 1:3).

Poco antes de la muerte de Pablo, se le mandó a Timoteo que procurara venir a Pablo en Roma (2 Tim. 4:9,21).

Timoteo fue encarcelado alguna vez (Heb. 13:23).

Parece que Timoteo era de un carácter algo tímido (2 Tim. 1:6,7).

Padecía de alguna enfermedad del estómago (1 Tim. 5:23).

Desde su conversión, hasta la última mención de él en las Escrituras, Timoteo era hombre perseverante en la fe. Su generosidad y completa falta de egoísmo eran sobresalientes (Fil. 2:20-22). Su carácter era en verdad hermoso.

II. EL AUTOR DE LA EPISTOLA:

1:1 dice que fue Pablo el apóstol. El testimonio de los escritores primitivos atestigua a la veracidad de esto. Ellos se refieren a 1 Timoteo, a 2 Timoteo, y a Tito, como “las epístolas pastorales”.

Hay quienes niegan que Pablo el apóstol escribió estas dos cartas a Timoteo, pero algunos de éstos argumentan a favor de esta posición, actuando en la presuposición de que las cartas del Nuevo Testamento no fueron escritas en el primer siglo por quienes reclaman ser sus autores. Estos son “racionalistas”, o “modernistas”.

Parece que Pablo escribió primero una carta a Timoteo, la que llamamos 1 Timoteo, luego escribió la carta a Tito. Después, cuando estuvo encarcelado la segunda vez, escribió otra carta a Timoteo, la que llamamos 2 Timoteo.

Pablo había escrito desde Roma, cuando estuvo encarcelado la primera vez, las cartas llamadas “de la prisión”, Efesios, Filipenses, Colosenses y Filemón. Son Filipenses y Filemón las últimas de ellas, y tal vez Filemón sea en efecto la última de éstas, pues ya esperaba pronto ser liberado de su prisión (Fil. 2:24; Filemón 22). Después, al gozar otra vez de libertad, hizo algunos viajes de predicación. Estuvo en Creta, donde dejó a Tito, y en Efeso, donde dejó a Timoteo. Fue a Macedonia, a Nicópolis, y tal vez hasta España durante este tiempo. Entonces fue encarcelado la segunda vez, y escribió 2 Timoteo poco antes de su muerte.

El remitente de esta carta es, por lo tanto, el apóstol Pablo.

III. LA FECHA:

El testimonio unánime de los escritores de los primeros siglos de la era cristiana es que Pablo fue ejecutado por el emperador romano, Nerón, quien se suicidó en el verano del año 68. El año más tarde para la composición de esta carta tiene que ser el de 67. En este caso el invierno mencionado en 4:21 sería el del año 67, y la fecha de la carta, pues, sería una de meses antes de dicho invierno. Pudo haber sido escrita un año o dos antes, pero no más tarde que el año 67.

Al parecer pasaron unos cinco años entre los dos encarcelamientos (como de 62 al 67 d. de J.C.). Las cartas de Pablo a Tito, y a Timoteo (la primera), fueron escritas durante ese tiempo. Esta segunda a Timoteo data de un tiempo poco antes de la muerte de Pablo (4:6). La escribió antes del último invierno que él pasó en esta vida. Tuvo que ser, a más tardar, en el año 67, pues Nerón murió en junio del 68.

IV. DONDE LA ESCRIBIO, Y A DONDE:

Es obvio que Pablo escribió esta carta desde Roma, donde se encontraba encarcelado por segunda y última vez. No se puede decir con certeza a dónde dirigió esta carta a Timoteo, pero toda la evidencia apunta a la ciudad de Efeso. En breve algunos puntos de evidencia circunstancial son éstos:

1. Aquí estuvo Timoteo cuando Pablo le escribió la primera carta (1 Tim. 1:3).

2. Efeso era ciudad de Asia, y 1:15 menciona el hecho de que Timoteo sabía del evento referido en Asia. Esto sería cosa normal para un residente en Efeso.

3. Timoteo había de saludar a la casa de Onesíforo (4:19), quien había servido tanto en la ciudad de Efeso (1:18).

4. La mención de Efeso en 4:12 puede indicar que Timoteo estaba allí también.

5. Para un residente de Efeso no sería nada difícil, al viajar a Roma, pasar por Troas para recoger un artículo (4:13).

6. Aquila y Priscila pudieron haber vuelto a vivir en Efeso, donde antes residían (Hech. 18:18,19). Se le manda a Timoteo que les salude (4:19).

V. EL TEMA:

El tema que corre a través de esta última carta de Pablo a Timoteo es la necesidad de que Timoteo sea valiente (y no cobarde 1:7,8,12) en su lucha a favor del evangelio y en contra de lo que causa apostasía, y en vista de la persecución que siempre viene al que vive piadosamente en Cristo Jesús. Por eso hallamos en esta carta mucha exhortación referente a tal meta.

VI. PROPOSITO:

La carta se comienza con una fuerte expresión de deseo de parte de Pablo de ver otra vez a Timoteo (1:3,4), y así la carta se termina (4:9,21). Por eso la carta insta a Timoteo a que vaya a Roma sin tardar. Al mismo tiempo Pablo le exhorta fuertemente que tenga gran valor al continuar su lucha contra el error y la persecución (cap. 1-3), y que redoble sus esfuerzos por predicar el evangelio, mayormente en vista de la apostasía venidera (cap. 4). Al final del capítulo 4 Pablo describe su situación actual y da a Timoteo algunas instrucciones personales, las cuales cumplen en parte el propósito de la carta.

Timoteo, quien por largos años había sido asistente fiel de Pablo, ahora había de continuar su obra, ya que su “padre” en el evangelio iba a partir de este mundo. Con este propósito Pablo le escribe por última vez.

VII. CONTENIDO:

1. La salutación (1:1,2).

2. La exhortación a Timoteo a que sea valiente en el evangelio, y que esté dispuesto como Pablo a sufrir en la defensa del evangelio (1:3,14).

3. El ejemplo de dos hermanos infieles y de un hermano fiel, con referencia al caso del apóstol encarcelado (1:15-18).

4. La exhortación a que sea Timoteo un buen soldado de Cristo cuando tenga que sufrir por el evangelio (2:1-13).

5. Se le encarga a Timoteo que exhorte a otros contra la contención sobre palabras y las profanas y vanas palabrerías, cosas que trastornan la fe. Más bien todos deben ser obreros aprobados de Dios, al usar bien la palabra de Dios (2:14-18).

6. Dios nos emplea según nos preparemos (2:15-26).

7. El carácter de los hombres carnales en el tiempo postrero (3:1-9).

8. Por contraste, el hombre de Dios, como Timoteo, debe seguir el ejemplo de Pablo, aun en el tiempo de persecución (3:10-13), y persistir en las cosas enseñadas en las Sagradas Escrituras (3:14-17).

9. La urgencia de predicar la palabra, en vista de la apostasía venidera (4:1-4), y de que fuera Timoteo un evangelista cumplido y sufrido, ya que Pablo estaba a punto de partir de este mundo (4:5-8).

10. Instrucciones finales para Timoteo e información sobre algunos individuos en particular, y sobre algunos últimos sucesos en la vida de Pablo (4:9-18).

11. Los saludos y la bendición final (4:19-22).

VIII. VIAJES PRESUPUESTOS EN 2 TIMOTEO:

Pablo se hallaba por segunda vez encarcelado en Roma cuando escribió esta carta final. Juntando la información derivada de 1 Timoteo y Tito, sabemos que durante el tiempo entre los dos encarcelamientos, Pablo pasó por Creta, Efeso, Macedonia y Nicópolis. Ahora, según la información en 2 Timoteo, podemos concluir que Pablo, terminando sus viajes durante ese período de libertad (inclusive el posible viaje a España), pasó por Mileto (4:20), Troas (4:13) y Corinto 4:20. Pablo pudo haber seguido este orden de lugares al irse hacia Roma, antes de ser encarcelado por segunda vez. Si se consulta un mapa, se ve que tal orden de lugares indica un camino normal para la persona que va dirigiéndose a Roma.

IX. LA MUERTE DE PABLO:

Tenemos solamente la tradición como fuente de información sobre el asunto.

La información escrituraria o bíblica que tenemos indica que fue puesto en libertad después del primer encarcelamiento, el cual está registrado en Hechos 28:16-31, y que unos cinco años después fue encarcelado por segunda vez. Poco antes de su ejecución, los hermanos de cerca le abandonaron, (o fueron enviados a otros lugares), menos Lucas (4:10,11). Gozó de la visita de Onesíforo, cristiano valiente que sin miedo corrió el riesgo de buscarle hasta hallarle.

La tradición dice que Pablo fue llevado fuera de Roma a cierta distancia (para evitar un posible tumulto de parte de simpatizadores en la ciudad), donde fue decapitado por la espada de un soldado.

Fuente: http://www.amigoval.com/BReeves/2Timhtm/2TimpInt.htm

About these ads

3 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. royer
    may 18, 2008 @ 22:01:46

    me gusta tu pograma
    te mando un chiste y saludo para casandra

  2. pauloarieu
    may 19, 2008 @ 01:17:40

    Roger
    ¿te mando un chiste y saludo para casandra?

  3. paolo
    jul 17, 2008 @ 18:59:00

    dice que juan le gustaba ver es programa de los teletubiesy su papa travajaba y llegaba tarde a su casa y entonces su papa llego en la nche y juan le dijo a su papa oaoaoa y entones su papa le metio un cachetadon y juan le dijo a su papa otra ves otra ves

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.173 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: