NOTAS SOBRE 2 TIMOTEO – Capítulo 3 de Timoteo


NOTAS SOBRE 2 TIMOTEO

Por Bill H. Reeves

(Derechos reservados, copyright, 1991, 1999, 2002)
Publica para la Internet: Valente Rodríguez / Paulo Arieu

Capítulo 3 de Timoteo

3:1 — “También debes saber esto”. Compárense 1 Cor. 11:3; Fil. 1:12.

–“que en los postreros días”. La misma frase griega aparece en Hech. 2:17; Sant. 5:3. En 2 Ped. 3:3, es casi idéntica.

Notemos estas otras expresiones: “en los postreros tiempos”, 1 Tim. 4:1; “en el tiempo postrero”, 1 Ped. 1:5; “el postrer tiempo”, Judas 18; “el último tiempo” (griego, “hora”), 1 Jn. 2:18; “estos postreros días”, Heb. 1:2.

No habla Pablo del tiempo inmediata­mente antes del fin del mundo, sino del tiempo del reinado de Cristo (1 Cor. 15:24, 25) desde el día de Pentecostés, Hechos 2, hasta su segunda venida (Heb. 9:28). Se hace refe­rencia a la dispensación cristiana.

–“vendrán tiempos peligrosos”. A pesar de la esperanza expresada en el versículo anterior, “se presentarán tiempos difíciles” (L.A.), o “sobrevendrán tiempos difíciles” (N.C.). Al llevar a cabo el mandamiento de los vv. 24,25, el cristiano verá que vendrán sobre él momentos críticos y difíciles de lle­var. No será por algún decreto directo de Dios, sino por causa del corazón del hombre carnal.

1 Tim. 4:1 profetiza la venida del gnósti­co ascético (véase Notas Sobre 1 Timoteo, 4:3) y este pasaje (vv. 2-9) del gnóstico licencioso y sensual. Véanse también 2 Ped. 3:3,4; Judas 8 y sig. Debe entenderse que tales tiempos di­fíciles se repiten a través del período señala­do.

3:2 — “Porque habrá hombres” (anthropos); es decir, la humanidad en ge­neral (y no el hombre en cuanto al sexo, el varón–aner).

–“amadores de sí mismos”. Esta frase es una sola palabra en griega, compuesta de “amar” y “mismo”. Aparece solamente aquí. Aman a sí mismos como a posesiones. Compárese Fil. 2:21. Contrástense 1 Cor. 13:5 (no busca lo suyo); Mat. 16:24 (niéguese a sí mismo).

–“avaros”. Mejor, amadores del dinero (de plata, dice el griego). La palabra griega se emplea solamente aquí y en Luc. 16:14 (avaros). El sustantivo aparece en 1 Tim. 6:10 (el amor al dinero). Notemos estas versiones: “amadores del dinero”(Mod., N.M., H.A., ASV.); “amantes del dinero” (RVA., NTP., P.79); “aficionada al dinero” (NVI.). La pala­bra griega es compuesta de “amar” y “plata”. Estos aman el dinero por lo que el dinero puede conseguir.

La palabra griega para decir “avaro” es otra, y aparece en Rom. 1:29 (avaricia); 1 Cor. 5:10 (avaros); Efes. 5:5 (avaro); Col. 3:5 (avaricia).

–“vanagloriosos”. “Orgullosos con osten­tación”, dice Lacueva. La palabra griega (compuesta de “sobre” y “mostrar”) aparece solamente aquí y en Rom. 1:30 (soberbios). En forma de sustantivo se ve en Sant. 4:16 (soberbias); 1 Jn. 2:16 (vanagloria). La pala­bra “insolencia” cabe aquí.

–“soberbios”. Algunas versiones dicen “arrogantes”. Esta palabra griega aparece en Rom. 1:30 (altivos). En forma de sustantivo aparece en Mar. 7:22 (soberbia). Compárense Luc. 1:51; Sant. 4:6; 1 Ped. 5:5.

–“blasfemos”; difamadores, dicen varias versiones. Blasfemar es usar de lenguaje abusivo e intemperante, o a Dios, o al hom­bre, denigrando, vituperando, maldiciendo. La palabra griega aparece en 1 Tim. 1:13. Como sustantivo se ve en Mar. 7:22 (maledicencia); 1 Tim. 6:4 (blasfemias); y como verbo en Rom. 14:16 (vituperado); 1 Tim. 1:20 (blasfemar); 6:1 (sea blasfemado). Véase Notas Sobre 1 Timoteo, 6:1, comenta­rios.

–“desobedientes a los padres”. La mis­ma frase griega aparece en Rom. 1:30. La fra­se significa no ser persuadidos por sus pa­dres. Son rebeldes, ahora fuera de control, porque fueron consentidos. Compárense Luc. 1:17; Tito 1:16; 3:3. Considérense Deut. 21:18-21; Prov. 19:18; Heb. 12:9-11; Efes. 6:1-3.

–“ingratos”. Esta actitud sigue a conse­cuencia de la rebeldía. La palabra griega aparece solamente aquí y Luc. 6:35 (ingratos). La benignidad cae sobre todo el mundo, aun sobre los ingratos que no saben decir “gracias”. Compárese Rom. 1:21 (ni le dieron gracias).

Padres, enseñen a sus hijos a dar gracias al recibir bienes. Pónganles el ejemplo diario de dar gracias haciendo oración cuando están a la mesa y en otras ocasiones durante el día. El niño criado en un hogar donde se acostumbra dar gracias, halla natural siempre dar gracias, sintiendo gratitud. No llega a ser un desagradecido.

–impíos”. La palabra griega aparece solamente aquí y 1 Tim. 1:9, siendo compuesta de “no” y “pío”. El impío no adora a Dios; no es religioso. Es un malvado. Es irreveren­te.

3:3 — “sin afecto natural”. La palabra griega para decir “afecto natural” aparece solamente aquí y en Rom. 1:31. Las personas así descritas por Pablo eran peores que los animales, pues aún éstos tienen tal amor, juntamente a manera de la raza humana. Otras versiones, dicen, “desnaturalizados” (P.B., B.J., N.C., S.A., T.A.), “sin entrañas” (NVI), “sin tener cariño natural (N.M.).

–“implacables”. aspondos es compuesto de “a” = no, y “spondos” = libación (la que acompañaba a una tregua, o a un acuerdo). Pablo habla de quienes violan las treguas, que no quieren la paz, que rehusan hacer treguas y acuerdos. Son irreconciliables.

–“calumniadores”. La palabra griega es diablos, que transliterada viene a ser “dia­blo”, y traducida, “calumniador”. En algunos pasajes los traductores dejan la palabra griega en forma de transliteraci6n, y en otros de traducción, según el contexto parezca referirse a Satanás, o a personas humanas.

El que calumnia acusa falsamente con el fin de arruinar el prestigio de otro. Compárese Mat. 5:11.

Véanse Notas Sobre 1 Timoteo 3:6, 11, comentarios; Notas Sobre Tito, 2:3, comentarios; Notas 1 Pedro, 5:8, comentarios.

–“intemperantes”, traducción de akrates, palabra compuesta de “a” = no, y “krates,” = poder, o fuerza. No aparece en otro pasaje del Nuevo Testamento. En forma de sustantivo se ve en Mat. 23:25 (injusticia) (debe ser, intemperancia, o desenfreno), y 1 Cor. 7:5 (incontinencia). akrates es lo opuesto de egkrateia, dominio propio (Gál. 5:23; 2 Ped. 1:6).

–“crueles”. Esta palabra griega, aneme­ros, significa “no dócil”, y aparece solamente aquí. Compárese Rom. 1:31 (sin misericordia). No son amables ni sufridos (2 Tim. 2:24, sino como salvajes, en su actitud viciosa y conducta inhumana e insensible.

–“aborrecedores de lo bueno”, una sola palabra en griego, compuesta de no, amar, bueno. Aparece solamente aquí. Es lo contrario de Tito 1:8 (amante de lo bueno). Contrástese Fil. 4:8.

3:4 – “traidores”. La palabra griega aparece solamente aquí, Luc. 6:16 (traidor) y Hech. 7:52 (entregadores). La palabra es compuesta de “adelante” y “entregar”. Los traidores, como Judas, reciben la recompensa de su “‘trabajo” de antemano.

Compárese Mat. 10:21.

–“impetuosos”, de la palabra griega compuesta de “adelante” y “caer”. Aparece aquí y Hech 19:36 (precipitadamente). Significa ímpetu temerario. Se describen personas que hacen su voluntad sin importarles las consecuencias. Otras versiones dicen, “potervos” (Mod., N.C., S.A., JTD.), “arrebatados” (P.B., H.A., 1906, L.A.), “testarudos” (N.M.), “temerarios” (B.J.).

–“infatuados”, de la palabra griega que significa “humo”. Se describen personas hinchadas de orgullo, o envanecidas, como cegadas por humo, y sin substancia como el humo. Creen que todo lo saben.

Véase Notas Sobre 1 Timoteo, 3:6; 6:4; comentarios.

–“amadores de los deleites más que de Dios”. Aquí el texto griego consiste en cuatro palabras, constituyéndose un juego de palabras. La primera es compuesta de “amar” y “deleites”, la segunda y tercera juntas significan “más que”, o “en lugar de”, y la cuarta es compuesta de “amar” y “Dios”. Son éstos en lugar de aquéllos. El objeto de su amor y servicio es el placer, no Dios.

Compárese 1 Tim. 5:6. Véase Mat. 10:37.

Este catálogo de males (vv. 2-4) comienza con “amadores de sí mismos” y termina con la exclusión de Dios.

3:5 — “que tendrán”. Mejor, “teniendo”, como lo expresan varias versiones muy buenas. En 1 Tim. 1:19 aparece la misma forma del verbo, “teniendo” (P.B.), o “manteniendo”. Esta apariencia de piedad la tenían éstos para ganancia o ventaja personal.

–“apariencia”. La palabra griega aparece solamente aquí (en el sentido de aspecto exterior) y Rom. 2:20 (forma) (en el sentido de realidad esencial). La piedad de éstos no era una realidad, sino solamente una apariencia exterior.

–“de piedad”. Véase Notas Sobre 1 Timoteo, 2:2, comentarios. El vocablo griego es compuesto de “bien” y “adorar”, y expresa la clase de vida, delante de Dios y de los hombres, en la cual se deben practicar todos nuestros deberes.

Estos falsos hermanos en la iglesia eran hipócritas. Solamente aparentaban la piedad.

–“pero negarán”. Debe ser, “habiendo negado” (B.A., P.B., ASV., y otras). Estos tenían solamente una apariencia de piedad, porque habían negado la eficacia de ella.

La palabra “negar” aquí se usa en el sentido de repudiar, como en I Tim. 5:8; Tito 2:12; Apoc. 2:13).

–“la eficacia de ella”. Se contrastan los dos términos “forma” y “eficacia” (o, poder, fuerza). Nótense tales contrastes en 1 Cor. 2:5 (sabiduría y poder); 1 Cor. 4:19,20 y 1 Tes. 1:5 (palabras y poder).

La frase, “la eficacia (griego, poder, “dinamita”) de la piedad” expresa el valor práctico de la piedad. La piedad tiene el poder de regenerar a la persona, cambiando completamente su vida. Considérese Rom. 12:1,2; Efes. 4:22 y Sig.; Col. 3:5 y Sig.

Pero hay muchos que rinden solamente servicio de labios a Dios (Mat. 15:8,9). Compárese Luc. 18:9-14.

–“a éstos evita”. Este verbo en griego (apotrepo) aparece solamente en el Nuevo Testamento. Otro casi igual (ektrepo) es diferente solamente en prefijo. Se ve en 1 Tim. 6:20 (evitando), y se traduce “apartándose” en varias versiones buenas.

Compárese 2:23 (desecha), donde Lacueva, al traducir la palabra griega (paraitou), dice, “esquiva”. Considérese Rom. 16:17; 2 Cor. 6:7,18; Tito 3:10; 2 Jn. 2:9,10.

Tito 1:16 es un pasaje paralelo a éste. Hay cristianos profesos que son reprobados en cuerpo y mente, muertos ambulantes.

Varias versiones incluyen la palabra “tam­bién”, diciendo, “a éstos también evita”. En tal caso “éstos” se agregan a tales hombres como los ya mencionados en 2:17,25. El texto griego emplea la palabra kai que puede significar “y” o “también”.

Recuérdese de la gran apostasía que iba a venir (v. 1; 2 Tes. 2:3; 1 Tim. 4:1).

3:6 — “Porque de éstos”. Ahora se da la razón por qué desasociarse de tales sujetos, como los descritos en los vv. 2-5. Se hace referencia a los herejes, falsos maestros, seductores. Siempre ha habido charlatanes del llamado “nuevo pensamientos”. Siempre ha habido quienes controlan las mentes de otros. Compárense Hech. 13:7,8 (Elimas); 8:9-11 (Simón); 19:13,14 (los siete hijos de Esceva).

La frase, “de estos”, significa, “de esta clase”. Compárese Jn. 1:24.

–“son los que se meten en las casas”. El verbo griego aquí no aparece en otro pasaje en el Nuevo Testamento. Otras versiones dicen, “se introducen a hurtadillas”(Lac.), “se introducen de matute” (NVI), “se meten a hurtadillas”(N.M.). La ASV., en inglés, dice “creep” (deslizarse, arrastrarse, infiltrarse).

Compárense Gál. 2:4 (introducidos a escondidas); 2 Ped. 2:1 (introducirán encubiertamente); Judas 4 (han entrado encubiertamente), expresiones similares.

Sobre la frase “en las casas”, véase Tito 1:11 (“trastornan casas enteras”).

Estos falsos maestros se colaban en las casas bajo el pretexto de la piedad (v.5) para engañar con sus filosofías carnales. Su obra no era honrosa. Empleaban tácticas carnales. Compárese Rom. 16:18.

–“y llevan cautivas”. Es una sola palabra (participio) en el texto griego, compuesta de “lanza” y “capturar”. Estos se introducían en las casas para cautivar como a punta de lanza a estas mujeres débiles en sentido moral. Véase el mismo participio en Rom. 7:23 (lleva cautivo); 2 Cor. 10:5 (llevando cautivo). En forma de sustantivo, la misma palabra griega se ve en Luc. 4:18 (cautivos).

–“a las mujercillas”. El texto griego emplea la palabra “mujeres” en diminutivo, una expresión de desdén. Ellas llegaron a ser víctimas de estos herejes astutos, vanagloriosos y amadores de deleites (vv. 2-5). (Ellos propagaban una noción ligera del pecado, negaban la realidad del infierno, apelaban a la vida actual en la carne, y así aliviaban la conciencia de estas mujeres cargadas del pecado). Esta clase de mujer (débil en carácter, y vo­luntad) se engaña fácilmente.

Estos falsos apelaban a tales mujeres, y por medio de ellas podían influir en los hom­bres. Compárese la acción de Satanás para con Eva (Gén. 3:1; 2 Cor. 11:3).

Con respecto a estas “mujercillas”, compárese 1 Tim. 5:13.

–“cargadas de pecados”. Este vocablo griego (cargadas) aparece solamente aquí y en Rom. 12:20 (amontonarás). Esta condición conducía a esta clase de mujer a dar la bien­venida a estos maestros de “palabras suaves y lisonjas” y a aceptar sus doctrinas falsas con referencia al pecado.

–“arrastradas”. La palabra griega indica
“continuamente conducidas” o “llevadas”. Es­taban bajo la dirección de los falsos maes­tros. La misma palabra se usa en Rom. 8:14 (guiados) y Gál. 5:18 (guiados).

Estas mujercillas eran presa fácil a los falsos maestros que les ofrecerían alivio de la consciencia. Tal oferta vendría de parte de Satanás, a través de sus ministros (2 Cor. 11:13-15). Mejor es prestar atención a la ofer­ta de Jesucristo (Mat. 11:28-30)(Prov. 28:13; Rom. 4:7,8).

Los gnósticos ofrecían licencia bajo el dis­fraz de la religión o de la libertad (2 Ped. 2:2,3,18,19).

–“por diversas concupiscencias”. Sobre “diversas”, véanse Tito 3:3 (diversos); Sant. 1:2 (diversas); 1 Ped. 1:6 (diversas); 4:10 (multiforme), donde aparece la misma pala­bra griega. En Efes. 3:10 aparece (multiforme), con el prefijo, polus (mucho); es decir, “mucho variado”.

Sobre la palabra “concupiscencias” (epithumia), véanse los comentarios en 2:22.

No se nos dice en qué consistían estas di­versas concupiscencias, pero tal vez entre ellas eran éstos: 1) el deseo de recibir aproba­ción o halagos; 2) el recibir atención de parte de los del sexo opuesto; 3) el de ser conside­radas como muy intelectuales e inteligentes, como sus mentores; 4) el de oír lo de moda en lugar de lo “tradicional”.

3:7 — “Estas siempre están aprendiendo”, de los falsos maestros, de quienquiera tenga alguna enseñanza atractiva y conveniente para su estilo de vida.

La forma o apariencia de piedad (v. 5) que estos falsos maestros exhibían era tomada por estas mujercillas (v. 6) como seña de au­toridad, pero ellas no aprendían de éstos la verdad, porque no había poder, o eficacia, (v. 5) en la enseñanza de ellos.

El pronombre “éstas” no aparece en el texto griego. Bien dice la Ver. 1977, “Siempre están aprendiendo y nunca pueden llegar al conocimiento pleno de la verdad”. El contex­to indica que la referencia se hace a las mujer­cillas del versículo anterior. El participio griego (aprendiendo) está en neutro, no en femenino, ni en masculino. Varias versiones no interpolan ningún pronombre, algunas interpolan “éstas”, o dicen, “las”. Una agrega “los cuales” (Mod.). Pero la presentación arriba de la Ver. 1977 representa correcta­mente al texto griego.

–“y nunca pueden llegar” (con su actitud carnal de vida, v. 6), porque con motivos in­dignos prestan atención a maestros falsos. Compárese Hech. 17:21 (atraídos por la nove­dad.

–“al conocimiento de la verdad”. Véase Notas Sobre 1 Timoteo, 2:4, comentarios. La palabra griega aquí, para decir “conocimiento”, es epignosis. El prefijo “epi” intensifica el sentido de la palabra “gnosis”, conocimiento. Por eso algunas versiones di­cen “pleno conocimiento”, o “conocimiento exacto”.

La verdad está en Jesús (Efes. 4:21), y no en los falsos maestros que usan de tácticas carnales para introducirse en la confianza de las personas (v. 6).

La gente que no quiere la norma, o pa­trón, de la verdad (2 Tim. 1:13), la que está revelada en las Escrituras inspiradas de Dios, siempre da la bienvenida al falso maestro. Rechazando la norma divina, ella siguen aprendiendo (cosas), pero no la verdad salva­dora. Considérese lo que algunas viudas jó­venes aprendían, según 1 Tim. 5:13.

Solamente la verdad hace libre (Jn. 8:32), y solamente a quienes perseveran en la pala­bra de Cristo como verdaderos discípulos de él (v. 31). El que quiere hacer la voluntad de Dios va a conocer que la doctrina que Jesu­cristo enseña es de Dios (Jn. 7:17).

Sobre la frase “conocimiento de la ver­dad”, véanse 1 Tim. 2:4; Tito 1:1; Heb. 10:26. Considérense también 2 Tim. 2:25; 2 Ped. 1:2.

3:8 — “Y de la manera que”. Véase esta frase griega adverbial en Mat. 23:37 (como); Luc. 13:34 (como); Hech. 1:11 (como). Pablo va a presentar una ilustración, una cosa sien­do como otra.

–“Janes y Jambres resistieron a Moisés”. Ellos ilustran las acciones de quienes Pablo aquí expone, pues como ellos endurecieron el corazón de Faraón, de la misma manera los falsos maestros mencionados en el contexto cautivaban los corazones de las mujercillas (v. 6).

Véanse Exodo 7:11,22; 8:7,18,19. Estos dos aquí mencionados por nombre serían dos principales de entre los magos y hechiceros de Faraón, y que se opusieron a Moisés.

El relato en Exodo no da los nombres de estos dos hombres. La tradición judaica es el origen de dichos nombres. La inspiración divina controló a Pablo en el uso de estos dos nombres, no importando la fuente de infor­mación sobre el particular.

Ellos “resistieron” a Moisés. El mismo verbo griego se emplea en Hech. 13:8 (resistía) en cuanto a la acción de Elimas en contra de Pablo y de Bernabé.

–“así también éstos resisten a la verdad”. Como Janes y Jambres trataron de imitar los milagros de Moisés y así desacreditar sus re­clamaciones de estar hablando por Dios, así estos falsos maestros, que seducían y engaña­ban a las mujercillas (v. 6), resistían a la ver­dad predicada por los apóstoles (quienes predicaban por inspiración, Mat. 10:40; Jn. 16:13), reclamando tener autoridad superior a la de los apóstoles.

–“hombres corruptos de entendimiento”. Esta frase griega aparece en el Nuevo Testa­mento solamente aquí, pero la misma palabra griega para decir “corrupto”, nada más sin prefijo, aparece en 2 Cor. 11:3 (extraviados), y con prefijo diferente en 1 Tim. 6:5 (corruptos). Véase Notas Sobre 2 Pedro, 2:12, comentarios sobre la palabra griega phtheiro.

–“reprobados en cuanto a la fe”. Varias versiones dicen, “réprobos”, y otras, “descalificados”. El vocablo griego, adokimos (a=no; dokimos=probado y acep­tado), aparece en Rom. 1:28 (reprobada); 1 Cor. 9:27 (ser eliminado); 2 Cor. 13:5 (reprobados); Tito 1:16 (reprobados). Véase Notas Sobre Tito, 1:16, comentarios.

Los reprobados, pues, son quienes han sido examinados y hallados inútiles, incapa­ces, impropios, desaprobados, rechazados, descalificados y espurios.

Véase la figura de probar monedas metá­licas hallada en Jer. 6:30. De esta manera Pa­blo pinta a estos falsos maestros en la región de Efeso.

La fe es el Juez y regla absoluta por los cuales es probado todo maestro. Aquí la pa­labra “fe” se usa objetivamente. Es el sistema de creencia del cual Jesucristo es el autor. Por eso se llama “la fe de Jesús” (Apoc. 14:12; 2:13). Todo maestro ha de ser probado por esta fe, una vez dada a los santos (Judas 3). Véanse 2 Cor. 13:5; 1 Tes. 5:21; Apoc. 2:2; 1 Jn. 4:6. Compárense Mat. 24:24; 2 Tes. 2:9; Apoc. 13:14.

Efeso era un centro de magia y de impos­tores (Hech. 19:19). No sabemos si estos fal­sos maestros se metían en el asunto de la ma­gia, pero en su obra de resistir a la verdad con su falsedad eran como aquellos magos de la corte de Faraón.

3:9 — “Mas no irán más adelante”. Sobre este verbo en griego, véase 2:16 (conducirán), comentarios. Aparece también en 3:13 (irán).

No hay contradicción en estos pasajes. 2:16 trata de avanzar los vaniloquios profanos a más impiedad; 3:13 trata de progresar en degradación los malos hombres y los engañadores. Pero aquí se afirma que los falsos tienen límite de éxito en su obra de engañar porque su insensatez será hecha manifiesta. Hay confort en saber que los falsos no podrán avanzar sin límite. Serán expuestos por la predicación de la verdad, y para los así informados el engaño de los falsos será hecho nulo.

–“porque su insensatez”. La palabra en griego para decir “insensatez” es anoia, y es compuesta de “a” (privativo) y “noia” (sen­tido). Aparece solamente aquí y en Lucas 6:11 (furor). Pablo dice que los que resisten a la verdad (v. 8), son quienes emplean la rabia o furor porque son carentes de sentido.

–“será manifiesta a todos”. La insensatez de los falsos maestros es des­ta­ca­da, o queda patente, a todos (por medio de la exposición de la verdad del Nuevo Testa­men­to, y los frutos de los apóstatas). Ya una vez que la doctrina falsa y la verdadera se com­paran, la insensatez de los falsos queda bien expuesta a la vista de los que aman la verdad.

–“como también lo fue la de aquellos”. Se hace referencia a la insensatez de Janes y Jambres (v. 8). Véanse Exodo 7:11,12; 8:18; 9:11. Ellos no pudieron sostener sus falsas reclamaciones. La venida de Moisés, hacien­do verdaderos milagros de Dios, los expuso, de igual manera como lo hizo Felipe a Simón (Hech. 8:9-13) y Pablo a Elimas (13:6-12).

El error casi siempre gana la primera entrada, pero nunca la victoria final, respecto a quienes aman la verdad. El error hace su daño (2:17,18), pero no en aquéllos que pres­tan atención a la verdad (2:19-26).

Es la verdad que limita el avance del error, y solamente ella. Todo falso está des­tinado a la manifestación de su insensatez. Cuando el error es comparado con la norma divina, la enseñanza del Nuevo Testamento, es fácil ver la locura de él. Es desenmas­cara­do.

3:10 — En los vers. 10 al 17 Pablo provoca a Timoteo a celo. Ya que pronto será muerto, Pablo le anima, en vista de tiempos difíciles, recordándole de cómo él había seguido de cerca a Pablo en su vida de apóstol, teniendo que sufrir, sí, porque el enemigo es carnal, pero que la fuerza consiste en basarnos siem­pre en la verdad de la palabra inspirada de Dios.

–“Pero tú”. La palabra “pero” introduce el contraste entre “ellos” (vv. 2-9) y Timoteo (v. 10), en el carácter y los frutos de la vida.

El pronombre “tú” en el texto griego da én­­fa­sis al contraste.

–“has seguido”. Como Lacueva lo expresa, “seguiste de cerca”. Así dicen varias versiones buenas. Véase Notas Sobre 1 Timoteo, 4:6, comentarios. Timoteo determi­nó desde el principio asociarse con Pablo para seguirle de cerca, y había continuado en ello.

El mismo vocablo griego aparece en Luc. 1:3 (investigado).

Algunas versiones (por ej., la NIV), en lugar de “has seguido”, dicen, “conoces bien”. Es que siguen el sentido de la palabra griega, como en Luc. 1:13, de seguir una idea hasta tener buen conocimiento de ella. Pero el Sr. Thayer dice que en este pasaje que aho­ra comentamos el vocablo griego significa se­guir de cerca.

–“mi doctrina”. Véase Notas Sobre Tito, 1:9, comentarios. Véanse también 4:3; Rom. 12:7; 1 Tim. 1:10.

Se llama “mi” doctrina, no para indicar origen, sino para dar énfasis a la defensa y promoción que Pablo daba a la doctrina de Cristo (2 Jn. 9). El la enseñaba en su totalidad (Hech. 20:27). Lo que enseñaba era de veras la palabra de Dios (1 Tes. 2:13).

–“conducta”. El texto griego emplea el artículo definido delante de cada una de las palabras ahora en la lista de este versículo y del siguiente. Por eso la versión Pablo Besson dice: “has seguido de mí la enseñanza, la conducta, el propósito, la fe, la longanimidad, el amor, la paciencia, las persecuciones, los padecimientos…”.

El modo de actuar de Pablo era consecuente con su enseñanza. Era ejemplar. Considérense 1 Tes. 2:1, y sig., y Hech. 20:33-35.

–“propósito”. Aquí Pablo se refiere a la meta de vida que había puesto delante de sí. Véanse 1:11,12; Gál. 1:10; 2:20; 6:14,17; 1 Tes. 2:1-12; 4:1; Fil. 1:21. El cristiano debe vivir con propósito de vida (Hech. 11:23).

La palabra se usa con referencia a los propósitos de Dios (1:9; Rom. 9:11; Efes. 3:11).

–“fe”. Me parece que aquí la palabra se usa en el sentido de fidelidad y confianza en Dios. La única fuente de esta fe es la palabra de Dios (Rom. 10:17).

–“longanimidad”. Es largura de ánimo. Algunas versiones emplean la palabra “pa­cien­cia”. Véanse 4:2; 2 Cor. 6:6; Gál. 5:22; Efes. 4:2; Col. 3:12. La forma verbal de esta pala­bra aparece en Sant. 5:7 (tened pacien­cia).

Esta cualidad, como la que sigue (el amor), Pablo las empleaba en su trato de las iglesias, como también de los falsos maestros.

–“amor”. Véanse Gál. 5:22; 1 Cor. 13:4-8.

–“paciencia”, o constancia, perseveran­cia. La palabra griega literalmente significa “permanecer bajo”. Véanse Notas Sobre 1 Timoteo, 6:11; Notas Sobre 2 Pedro, 1:6; Notas Sobre Santiago, 1:3,4. Considérense Rom. 2:7; 5:3. El ejemplo de Pablo en esto se ve en 2 Cor. 11:23-33; 12:10; Col. 1:24; Rom. 8:18; Gál. 6:17.

Hay que perseverar y no desmayar (Gál. 6:9).

3:11 — “persecuciones”. Véanse Mat. 5:10-12; 10:16-25; Jn. 15:19,20; 16:1-4,33; Apoc. 12:17.

–“padecimientos”. El mismo vocablo grie­go se ve en Rom. 8:18; 2 Cor. 1:6-8; Col. 1:24; Heb. 2:10; 10:32; 1 Ped. 5:9. Véanse 2 Cor. 11:23-27; 12:10.

–“como los que me sobrevinieron”. La severidad de las persecuciones y los pade­ci­mientos que Pablo va a especificar enseguida caracterizó a los demás que sufría a través de su vida como apóstol de Jesucristo.

–“en Antioquía” (de Pisidia). Véase Hech. 13:14-51.

–“en Iconio”. Véase Hech. 13:51–14:6.

–“en Listra”. Véase Hech. 14:6-20.

Timoteo bien conocía la región de estos tres lugares mencionados; de allí era (Hech. 16:1,2). Su madre y su abuela (1:5) posi­ble­mente fueron convertidas por Pablo en su primer viaje de predicación a esas partes. Después fue convertido Timoteo (véase 1:5, comentarios). Ya era cristiano para cuando Pablo llegó a Listra en su segundo viaje (Hech. 16:1). Es muy posible que Timoteo había sido testigo ocular de algunos de los sufrimientos y persecuciones que Pablo sufrió en su primer viaje por esas partes. De seguro sabía acerca de ellos.

–“persecuciones que he sufrido”. Véan­se las notas arriba.

–“y de todas me ha librado el Señor”. Véase el relato de dichos eventos en los pasa­jes de Hechos dados arriba.

El mismo verbo griego (librado) aparece en 4:17,18; 2 Cor. 1:8-10; 1 Tes. 1:10.

Sí, habrá persecución y padecimientos, pero la parte buena, el resultado final, es que de todo ello ¡el Señor libra! Dios no promete guardar al cristiano de persecución, sino de librarle de ella (Apoc. 7:14; Rom. 8:35-39). La victoria se le asegura.

Compárense Sal. 27:1-7; 34:17; 125:1,2; Isa. 43:2; Nahum 1:7.

3:12 — “Y también”. El sufrir Pablo persecución no es caso excepcional o peculiar. Así va a ser con todo creyente verdadero.

–“los que quieren vivir”. La frase griega significa literalmente todos aquellos “cuya voluntad es vivir”. Compárese Jn. 7:17.

–“piadosamente”. Casi todas las versiones se expresan así. Algunas usan estas frases: virtuosamente (S.A., T.A.), con devoción piadosa (N.M.), consagrados (P79.), servir a Dios (NTP.).

El vocablo griego, en su forma adverbial, aparece solamente aquí y en Tito 2:12. Véase Notas Sobre Tito, 2:12, comentarios.

Sobre la palabra “piedad” (griego, eusebeia), véase ver. 5, comentarios. Véanse Notas Sobre 1 Timoteo, 2:2, comentarios. La raíz de la palabra tiene que ver con adorar, como en Hech. 17:23 (“ado­ráis”; griego, eusebeo).

Para la frase “a la piedad”, véanse 1 Tim. 6:3; “para la piedad”, 1 Tim. 4:7; Tito 1:1; “en toda piedad”, 1 Tim. 2:2; “la piedad’, 1 Tim. 6:11.

–“en Cristo Jesús”. La frase indica relación con Cristo, o dentro de lo que nos enseña Cristo en su palabra. Compárense Jn. 15:4; 14:15; Gál. 2:20; Fil. 1:21.

–“padecerán persecución”. Véanse Mat. 5:10-12; 10:28; Jn. 15:18-20; 16:1-4,33; Hech. 5:41; 14:22 (dicho a los hermanos delante de los cuales poco antes Pablo mismo había sido grandemente perseguido); 20:23; Gál. 5:11; 6:17; Efes. 6:11-17; Fil. 3:10; 1 Tes. 3:4; 1 Ped. 4:12-16; 5:9.

Cuesta ser cristiano (Luc. 14:25-33), pero tiene gran galardón (Mat. 5:12; 2 Cor. 4:17,18).

Los hombres están en contra de la Biblia, porque la Biblia está en contra de ellos. Véanse Jn. 15:9,10; Apoc. 17:14.

3:13 — “Mas”. Se hace contraste entre los piadosos (v. 12) y los malos y engañadores (v. 13).

–“los malos hombres”. Van descritos en los vers. 2-5. Véanse 1 Cor. 5:13; 2 Tes. 3:2. Sirven al maligno (2 Tes. 3:3; Mat. 6:13).

–“y los engañadores”. Literalmente, encantadores (Apoc. 18:23). Son impostores, pretenciosos. Van descritos en los vers. 6-9. Son siervos de Satanás (2 Cor. 11:13-15) y se ocupan en la obra de Satanás, engañando (Apoc. 12:9).

–“irán de mal en peor”. Sobre este verbo, consúltese 2:16, comentarios. Estos hombres “cortarán hacia delante”, o “harán avanzar”, hacia lo peor. Su avance es para abajo, hacia la degradación. Se degeneran.

Nótese: según el calvinismo, el hombre nace totalmente depravado. Si es así, ¿cómo puede empeorarse? Es imposible ser persona más mala que la que está totalmente depravada.

–“engañando”. Véanse 1 Jn. 2:26; Apoc. 19:20; 21:27; 22:15.

–“y siendo engañados”. Ocupados en engañar, ellos mismos así dañan su habilidad de distinguir entre la verdad y el error. El que pervierte la verdad destruye su habilidad de ver la verdad. Compárese 2 Tes. 2:11.

Los cristianos sufren persecución (pero con buenos resultados eternos), pero los malos se empeoran hasta destruirse. Pablo anima a Timoteo a quedarse en la vida piadosa en Cristo Jesús, al indicarle el proceso de vida y el fin del hombre malo, que sirve al pecado (Rom. 6:17,18).

3:14 — “Pero”. Se introduce un contraste con los “malos hombres” del versículo anterior.–“persiste tú en lo que has aprendido”. Los “malos hombres” iban a avanzar de mal en peor, pero se le exhorta a Timoteo a persistir en lo que ha aprendido. Tal es el fuerte consejo de un apóstol de Cristo ya a punto de morir (4:6).

La gramática griega (el modo impera­tivo, el tiempo presente) en este caso da la idea de “estar continuamente persistiendo”.

No basta sencillamente aprender la verdad; hay que persistir en ella. Véanse Jn. 8:31,32; 2 Tim. 1:13. Compárese Efes. 4:14; Heb. 13:9.

Nótese como 2 Jn. 9 forma un paralelo con lo que se presenta aquí en los vers. 13,14. “Cualquiera que se extravía, y no persevera en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios…”. Los malos hombres se extravían; pero Timoteo persevera.

–“y te persuadiste”. El verbo griega en este caso aparece solamente aquí en el Nuevo Testamento. En la Versión Septuaginta (de los setenta) se emplea en 2 Sam. 7:16 (afirmada) y en Sal. 78:37 (firmes). Significa hacer fiable. Otras versiones dicen “has tenido la seguridad” (V.M.), “de las cuales te convenciste” (B.A.), “y en lo que creíste” (B.J.), “y te ha sido confiado” (N.C.), “y te ha sido encomendado” (JTD.), “de lo cual estás convencido” (Pop.), “a las cuales prestaste asentimiento” (S.A.).

Compárese Luc. 1:4.

–“sabiendo de quien has aprendido”. Pablo aquí enfatiza la fuente de la enseñanza, que es las Sagradas Escrituras (v. 15), siendo presentadas por personas.

Los maestros de Timoteo habían sido su abuela y su madre por medio de las Escrituras (1:5), Pablo por inspiración del Espíritu Santo (1:13; 3:10), y las Escrituras mismas (v. 15). La autoridad de ellas es lo que aseguraba a Timoteo que las cosas que había aprendido eran ciertas.

El único resguardo contra el error es el estar constantemente ocupado en la promoción de la verdad. Hay que persistir en ella.

¡Feliz el niño instruido en las Sagradas Escrituras por sus padres desde temprano en su vida!

3:15 — “Y que desde la niñez has sabido”. Compárese 1:3.

Desde su infancia Timoteo había sido instruido en los escritos sagrados. Los padres judaicos así instruían a sus hijos (Gén. 18:19; Exodo 10:2; 12:26,27; 13:14-16; Deut. 4:9,10; 6:7-9; 11:19,20; 32:46; Isa. 38:19).

La palabra para “niñez” es brephos. Se aplica al infante todavía no nacido (Luc. 1:41,44, criatura). ¡El aborto, pues, es homicidio! porque es matar a un niño. La misma palabra griega se aplica al infante y al niño (Luc. 2:12,16, niño; 18:15, niños; Hech. 7:19, niños; 1 Ped. 2:2, niños).

–”las Sagradas Escrituras”. Son sagradas porque están inspiradas. “La frase griega aquí es hiera grammata (sagradas letras), mientras que en el versículo siguiente es graphe theopneustos (escritura inspirada). Algunas versiones dicen, “los escritos sagrados” (H.A., ASV.), “Sagradas Letras” (NVI., P.B., Lac.). La palabra griega, grammata, se emplea en Luc. 16:6 (cuenta); Jn. 5:47 (escritos); 7:15 (letras); (Hech. 26:24 (letras); 28:21 (cartas); Rom. 2:27,29 (letra); 2 Cor. 3:6,7 (letra, letras); Gál. 6:11 (letras).

–”las cuales te pueden hacer sabio” …(por la fe)…. La palabra griega que aquí se traduce “sabio” se encuentra solamente aquí y en 2 Ped. 1:16 (artificiosas). Es porque pueden hacer sabia para la salvación que la persona noble escudriña las Escrituras (Hech. 17:11). Compárese Sal. 19:8; 105:22; 119:98, 105; Prov. 9:19; Ecles. 12:13.

Aquí se contrasta lo sabio de esto con la insensatez del ver. 9.

–”para la salvación”. La salvación es la gran necesidad de todo ser humano, porque todos han pecado (Rom. 3:23), y la paga del pecado es la muerte (6:23).

–”por la fe”. Por la fe en Cristo Jesús las Escrituras pueden hacer sabio para la salvación. (No hay nada mágico en ellas de por sí).

–”que es en Cristo Jesús”; es decir, en conexión con Cristo Jesús. Él es el fin del Antiguo Testamento (Rom. 10:4); es decir, el fin u objeto del Antiguo Testamento, que es la justicia, es alcanzado en Cristo Jesús.

Cristo Jesús es el punto focal del Antiguo Testamento, y por eso se interpreta correctamente solamente cuando se guarda presente que todo en él apunta a Cristo. Considérense estos pasajes: Luc. 24:27,32,44; Jn. 5:39,40,46; Hech. 3:18,24; 7:52; 10:43; 13:29; 26:22,23; 28:23; 1 Ped. 1:10.

Los judíos en el tiempo de Cristo sabían las Escrituras, pero rehusaban creer en él, y por eso las Escrituras no les hacían sabios para la salvación (Jn. 3:36; Hech. 13:45-47; Rom. 10).

La educación en las Escrituras que Timoteo recibía desde la infancia le disciplinaba para una vida de obediencia a Dios, y ya que ellas apuntaban al Mesías, por medio de su fe en Jesucristo Timoteo pudo hallar la salvación.

3:16 — “Toda la Escritura”. En el ver. 15 la palabra “Escritura” en griego es grammata; aquí es graphe, una cosa escrita.

En lugar de decir “toda la Escritura”, algunas versiones dicen, “toda Escritura” (1977, P.B., Lac., 1909, N.M., L.A., B.J., JTD., ASV.). Así dice el texto griego (es decir, sin el artículo definido).

Rom. 1:2 dice, “santas Escrituras”; 16:26, “Escrituras de los profetas”; Jn. 7:38; 10:35, “la Escritura”; Mat. 21:42; Jn. 5:39, “las Escrituras”. (En todos estos casos aparece la palabra graphe).

Pablo probablemente hace referencia a las Escrituras del Antiguo Testamento, porque las del Nuevo todavía no se completaban, pero no se excluyen las del Nuevo que para entonces ya estaban escritas (2 Ped. 3:16).

Toda la Biblia está inspirada por Dios. Todo pasaje en ella está inspirado. Compárese Jn. 19:36,37 (graphe).

La palabra griega, hiera (sagradas), que se usa en conexión con grammata (ver. 15) nunca se usa en conexión con graphe.

–”es inspirada por Dios”. No hay verbo aquí en el texto griego. Mejor lo expresan las versiones que dicen, “Toda escritura divinamente inspirada es útil….” (P.B., NIV., 1977, B.J., NTP., ASV., N.M., L.A., S.A.).

La palabra “inspirada” traduce el vocablo griego, theopneustos, compuesto de “theo” (Dios) y “pneustos” (soplado, o alentado). La escritura inspirada es la que Dios ha soplado. Considérense Rom. 9:17; Gál. 3:8; 4:30 (La Escritura dice, pero es Dios quien está hablando).

Sobre la inspiración verbal (y plenaria), véanse Mat. 1:22; 10:20; 1 Cor. 2:12,13; 2 Ped. 1:21. (Los modernistas tratan de reducir la inspiración a eso de pensamientos generales en lugar de palabras exactas).

Las letras sagradas hacen sabia a la persona, ver. 15. Esto equivale a la frase en el 16, “toda escritura inspirada por Dios es útil”.

–”y útil para enseñar” (y así la persona se hace sabia, ver. 15).

En lugar de “útil” otras versiones dicen “provecho”. La misma palabra griega aparece en 1 Tim. 4:8; Tito 3:8.

En el texto griego la palabra “enseñar” (verbo) es sustantivo (enseñanza). La misma griega aparece en Rom. 15:4 (enseñanza); 1 Tim. 1:10 (doctrina); 5:17 (enseñar). Véase Notas Sobre 1 Timoteo, 1:10, comentarios.

Nótese que en este pasaje nuestra versión emplea verbos (enseñar, redargüir, corregir, instruir), pero el texto griego puros sustantivos (enseñanza, refutación, corrección, instrucción). Consúltense las versiones Mod., ASV., P.B., Lac.

Toda escritura inspirada es útil para la enseñanza que nos informa de la voluntad de Dios hacia el hombre, como revelada en Cristo Jesús (ver. 15).

–”para redargüir”. Las sagradas escrituras no solamente son positivas, enseñando, sino también negativas, redarguyendo. Véase 4:2.

En algunos manuscritos aparece la palabra griega elegmos (corrección, censura, regaño, refutación, reprensión), pero en otros, elegchos (prueba, convicción). Por eso hay variedad en la traducción de las versiones.

Véase Notas Sobre Tito, 1:9,13; 2:15, comentarios sobre la palabra elegmos en forma verbal, elegkein. Aparece también en Efes. 5:11; 1 Tim. 5:20.

Toda escritura inspirada por Dios es provechosa para la refutación del que rechaza la verdad. Hay que usarla para exponer a los falsos y a sus falsas doctrinas.

–”para corregir”. El sustantivo aquí (corrección) es del verbo griego epanorthoo. La parte “ortho” significa “recto”. Se trata de una restauración a un estado recto. La palabra de Dios no solamente redarguye al que anda mal, sino también le dirige al camino correcto. Le levanta a andar bien. Considérense Dan. 12:3; Tito 1:5 (epidiorthoo).

–”para instruir en justicia”; mejor, para educación o instrucción en justicia. La palabra griega para decir “instrucción” (padeia) tiene en sí la palabra “niño”. Significa disciplina o educación, como la que el padre debe dar al hijo. Esta palabra aparece también en Efes. 6:4 (disciplina); Heb. 12:5 (disciplina).

Toda escritura inspirada de Dios es provechosa para entrenamiento, o educación, en las cosas que Dios aprueba (la justicia). La misma palabra, en forma verbal, aparece en Tito 3:12, “instruyéndonos”. Sí, somos salvos por gracia, pero la gracia que instruye, disciplina, educa. Muchos quieren la salvación por gracia, pero ¡no quieren someterse a lo que ella nos instruye!

3:17 — “a fin de que”. Ahora se da el propósito glorioso de usar toda escritura inspirada en su utilidad cuádruple.

–”el hombre de Dios”. Véanse 1 Tim. 6:11; 1 Cor. 6:19,20. Es el creyente (y no el predicador solamente ni en particular).

–”sea perfecto” (cabal, equilibrado, apto, competente, completo. Así se expresan varias versiones).

–”enteramente preparado”. Esta frase es una sola palabra en el texto griego, exartizo. Se encuentra solamente aquí y en Hech. 21:5 (cumplidos). Significa equipado, pertrecha­do. La misma palabra griega, nada más con diferente prefijo, se emplea en Luc. 6:40 (perfeccionado); 2 Cor. 13:9, 11 (perfección, perfecciona­dos); Efes. 4:12 (perfeccionar–debe ser sustantivo, equipamiento); (Heb. 13:21 (haga aptos); 1 Pedro 5:10 (perfeccione).

–”para toda buena obra”. Solamente una obra inspirada de Dios puede lograr este glorioso fin. Compárese 2:21. Allí es “eis” (para) toda buena obra; aquí es “pros” (hacia) toda buena obra. Véanse Notas Sobre 1 Timoteo, 5:10, comentarios; Notas Sobre Tito, 2:14; 3:1, comentarios.

El hombre de Dios no necesita de tradiciones y doctrinas de hombres, ni de libros de supuestos profetas y profetisas modernos. Necesita solamente la Biblia. Que la consuma en su mente, viviendo dentro de sus páginas a diario. Usando de lo que le hace cabal a él, ahora en turno él puede enseñar las Escrituras para que otros lleguen al estado completo. (La próxima frase, en 4:2, pues, lo dice: tú “prediques la palabra”).

Fuentes:

About these ads

Los comentarios están cerrados.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.002 seguidores

%d personas les gusta esto: