NOTAS SOBRE 2 TIMOTEO – CAPITULO 2


NOTAS SOBRE 2 TIMOTEO

Por Bill H. Reeves

(Derechos reservados, copyright, 1991, 1999, 2002)
Publica para la Internet: Valente Rodríguez

CAPITULO 2

2:1 — Tocante a lo que se dice en este versículo, compárese 2 Cor. 12:9,10.

–“Tú, pues”. El pronombre “tú” en el texto griego da énfasis a la persona indicada, como también en 3:10; 1 Tim. 6:11.

La palabra “pues” indica transición. En vista de lo que Pablo dijo en el primer capítulo, ahora introduce nuevas admoniciones. En ese primer capítulo presentó los ejemplos de fe y de perseverancia de sí mismo, de Loida y Eunice, y de Onesíforo, y el ejemplo de cobardía y deserción de Figelo y Hermógenes.

Timoteo había de imitar a los primeros arriba mencionados, y no a los otros. Compárese 3 Juan 11.

–“hijo mío”. Véase 1:2, comentarios. Pablo así expresa su amor y preocupación tiernos para con Timoteo, como de un padre por su niño. La palabra “hijo” figuradamente indica semejanza con el Padre; pues, el hijo es como su padre, o debe imitar a su padre.

–“esfuérzate”. La palabra griega está compuesta de dos: de “en” y de “poder”. Aparece en 4:17; Hech. 9:22; Rom. 4:20; Efes. 6:10; Fil. 4:13; 1 Tim. 1:12.

Otras versiones dicen, “revístete de poder” (L.C., 1977), “sigue adquiriendo poder” (N.N.), “fortalécete” (NTP., N.C., JTD.), “aprópiate de la fuerza” (BAD.).

Este mandamiento de Pablo corresponde a lo que dice en 1:7 (espíritu de poder).

–“en la gracia”. La gracia es la fuente de la fuerza verdadera. Este favor no merecido (la gracia) de Dios viene a consecuencia de la fe y la obediencia del cristiano. El crece en esta gracia (2 Ped. 3:18), al madurarse diariamente en la fe del evangelio.

En lugar de andar como Figelo, Hermógenes y los demás hermanos del Asia Menor, se le exhorta a Timoteo a que se apropie de la fuerza que viene del favor de Dios, al ser persona con una fe muy fuerte. La fuerza espiritual no se origina en la persona (Jn. 15:4,5), sino en el Señor (Efes. 6:10).

–“que es en Cristo Jesús”. Véanse 1:13, comentarios; Jn. 1:17. El Señor es la fuente de la gracia que da poder al individuo.

La frase preposicional, “en Cristo Jesús”, significa “en conexión con” él. El estar consciente continuamente del favor de Dios, a consecuencia de hallarse la persona en Cristo, es una fuente verdadera de fuerza para la vida y obra del cristiano. De esta gracia poderosa el cristiano tiene que depender; otra clase de fuerza no bastaría. Figelo, Hermógenes, y otros no dependieron de ella, y por eso fracasaron, porque se llenaron de cobardía.

2:2 — “Lo que has oído de mí”. Véase 1:13, comentarios. A través de los años que Timoteo andaba con Pablo de compañero, había oído la predicación y enseñanza de él.

–“ante muchos testigos”. La preposición griega empleada en esta frase es dia, que normalmente se traduce “mediante” o “por medio de”, y así la traducen aquí algunas versiones. Pero tiene otras traducciones. Las diferentes versiones reflejan esta variedad de traducciones, y dejan diferente punto de énfasis en cuanto a lo que Pablo esté diciendo.

1 – Nuestra versión dice “ante”, y otras dicen, “en presencia de”. Según esta traducción, lo que Timoteo había oído de Pablo lo oyó en la presencia de muchas personas (que eran testigos de la verdad acerca de Cristo que Pablo predicaba. Considérese 1 Cor. 15:6).

2 – Otras versiones dicen, “con el apoyo de”, o “confirmado por”. Si es así, entonces el punto es que lo que Timoteo había oído de Pablo fue confirmado por numerosos testigos.

Compárese Heb. 2:3,4; 1 Cor. 15:5-8.

–“esto” = la enseñanza apostólica incambiable. (No puede cambiar, ni admitir nuevas doctrinas, porque de otra manera no sería apostólica, sino de hombres modernos nada inspirados).

–“encarga”. Este verbo, empleado también 1 Tim. 1:18 (encargo), es la misma palabra que el sustantivo “depósito” en 2 Tim. 1:12,14. Véanse los comentarios allí. El mismo verbo griego aparece en Luc. 12:48 (confiado); 1 Cor. 10:27 (se os ponga delante).

–“a hombres fieles”. El contexto indica, no sencillamente hombres creyentes, sino confiables, y que por eso, bajo las pruebas de la vida entre los paganos, perseverarían en la predicación de la verdad. Compárense Gál. 3:9 (con el fiel Abraham, Ver. P.B., ASV.); 1 Jn. 1:9 (fiel); Apoc. 1:5 (fiel).

–“que sean idóneos”. Esta palabra griega, hikanos, aparece en 1 Cor. 15:9 (digno; la Ver. L.C. dice, competente, y en el margen, suficiente); 2 Cor. 2:6 (basta); 3:5 (competentes). Nótese que en Rom. 15:23 se traduce “muchos”; es decir, bastantes años.

La persona debe ser no solamente confiable, sino también con suficiencia en conocimiento y habilidad para comunicar la verdad a otros. El solo deseo de ser predicador no basta. Compárese 1 Tim. 3:2, “apto para enseñar”.

–“para enseñar también a otros”. Como ellos fueron enseñados, ahora también a otros hagan lo mismo.

Hago hincapié en tres puntos:

1 – Lo que Timoteo ha de guardar (1:14), también lo ha de depositar con una cierta clase de hombres, para que ellos lo enseñen a otros, y así el evangelio se siembre de siglo en siglo. Este es el plan de Dios para “la preparación de obreros”, como se suele expresar. Es de persona a personas.

Ahora, el plan humano es otro. En él entra el concepto de la centralización de obra. Las iglesias locales entregan al instituto la crema de su juventud, para que estos jóvenes se preparen según el curso ideado por los auto llamados “líderes”, y luego que los alumnos se gradúan, son colocados en los púlpitos de las iglesias locales. Este sistema trabaja muy bien para controlar a las iglesias, ya que ellas rindieron su autonomía (por rendir su obra y la dirección de ella). En lugar de salir predicadores, ancianos y diáconos de las iglesias locales, ahora salen de los institutos controlados por la jerarquía.

2 – En este pasaje Pablo se refiere a la sucesión de enseñanza, y ¡no de magisterio, o de administración! Se refiere a una cadena de enseñantes, y no de llamados “clérigos” o “cabezas”, administradores de jerarquía. No hay nada de “ordenación” es este versículo.

3 – El evangelio se enseña, y no solamente se predica. A continuación cito de Notas Sobre 1 Timoteo, 2:7:

–“y maestro de los gentiles”. Compárense Hech. 9:15; 26:17; Rom. 11:13; 15:15-18; Gál. 2:7,8; Efes. 3:1.

Con el uso del término “maestro” se da énfasis al proceso de hacer llegar la verdad a las personas, el cual es el de enseñar. Compárense Juan 6:44,45; Hech. 5:28. ¡El evangelio se enseña! No solamente se predica. Los que hacen mutuamente exclusivos los términos “evangelio” y “doctrina”, juntamente con las acciones “predicar” y “enseñar”, afirmando que el evangelio (que según ellos sí importa para que haya comunión) se predica, y que la doctrina (que según ellos no importa tanto para la comunión) se enseña, ¡yerran en gran manera!

2:3 — “Tú, pues”. Los manuscritos mejores no dicen esto. Por eso casi toda versión omite estas palabras, y dice más o menos así: “Sufre penalidades conmigo”, con la palabra “conmigo” en letra cursiva.

–“sufre penalidades”. En el texto griego es una sola palabra (sugkakopatheo = con, malo, sufrir), la cual aparece en 1:8 (participa de las aflicciones). Véanse los comentarios allí.

Se le exhorta a Timoteo a que sufra penalidades juntamente con Pablo, imitándole a él (1:12; 2:9,10; 3:11; 4:7).

En 2:9 y 4:5 aparece la misma palabra, nada más sin el prefijo, sun = con.

Véase 3:12. Alistarse como soldado implica estar dispuesto a sufrir cosas malas, pues así es la naturaleza del servicio militar. Considérense Juan 16:1-4; 1 Ped. 2:19-21.

–“como buen soldado de Jesucristo”. Timoteo era “niño” de Pablo (1:2; 2:1), pero soldado de Jesucristo. La palabra griega es stratiotes. La forma verbal de esta palabra, strateuo, aparece en 1 Cor. 9:7 y 2 Cor. 10:3. En Fil. 2:25 y Filemón 2 aparece la palabra griega, sustratiotes = con, soldado; o sea, “compañero de milicia”.

La predicación fiel del evangelio trae dificultades (cosas malas) que han de ser soportadas, o sufridas. Esto se debe a la naturaleza del conflicto entre Cristo y Satanás (Jn. 14:18-21; Apoc. 17:14). Pero es claro que el soldado de Jesucristo vencerá (Jn. 16:33; Rom. 8:37; Apoc. 15:2).

2:4 — Aquí Pablo comienza una lista de tres figuras: la del soldado (ver. 4), la del atleta (ver. 5), y la del labrador (ver. 6). El propósito de estas figuras es exhortar a devoción completa de servicio, a hacer el servicio legalmente, y a esperar el galardón. Pablo usa las mismas tres figuras en 1 Cor. 9 (ver. 7, 24-26).

–“Ninguno que milita”. Véase el versículo anterior. El texto griego emplea un participio, strateuomenos = (ninguno que) cumple el servicio militar. El verbo, strateuo, se emplea en 1 Cor. 9:7 y 2 Cor. 10:3. La palabra en forma de sustantivo, strateia, aparece en 1 Tim. 1:18 (milicia).

–“se enreda en los negocios de la vida”. Con esta expresión se hace hincapié en el compromiso y la devoción completa de la vida que Timoteo debe como evangelista de Cristo. Su corazón ha de ser singular; es decir, de los que se concentran en un solo objetivo, y no de atención dividida. Compárense Fil. 3:13 (una cosa hago); Mat. 6:33 (buscad primeramente el reino de Dios).

El mismo verbo griego, “enredarse”, aparece en 2 Ped. 2:20.

Los “negocios” aquí referidos son los asuntos y “ocupaciones de la vida ordinaria” (NVI.).

La palabra griega, bios (vida), se emplea en dos sentidos:

1 – la existencia o medios de sustento: Mar. 12:44 (sustento; literalmente, toda su vida); Luc. 8:43 (todo cuanto tenía; literalmente, toda la vida); 1 Jn. 3:17 (bienes; literalmente, la vida).

2 – el curso de la vida (Luc. 8:14; 1 Tim. 2:2, “vida tranquila”, Ver. 1977, B.A., ASV.). Aquí en este versículo se trata del segundo de los dos sentidos; se trata del curso de la vida diaria.

–“a fin de agradar”, o complacer (B.J., N.C., S.A.). Esta es la meta de todo soldado fiel. Esta es la razón por qué no se enreda en los asuntos de la vida no militar. Esta meta es alcanzada solamente por medio de la devoción total “al oficial bajo cuyo mando está” (NVI.). Véanse Rom. 15:1-3; Gál. 1:10; 1 Jn. 3:22.

–“a aquel que lo tomó por soldado”. Compárese 1 Tes. 2:4.

La frase “lo tomó por soldado” es una sola palabra en griego (stratologeo). Otra vez vemos una palabra griega cuya composición contiene la palabra “soldado”, stratiotes. En el Nuevo Testamento aparece solamente aquí. Aquí la referencia se hace a Cristo.

En este versículo 4, Pablo no prohibe que el predicador “haga tiendas” cuando sea necesario (Hech. 18:3, más el ver. 5 y 2 Cor. 11:8). La exhortación trata de la actitud de devoción completa en la milicia de Cristo.

Tampoco se trata en este versículo la idea romanista de celibato del clero. El celibato no se implica en estas palabras de “no enredarse”. Véase 1 Cor. 9:5.

Al aplicar este versículo a todo cristiano, téngase presente que no es el negociar en la vida lo que se condena, sino el enredarse en esos negocios, a tal grado que la persona ya no atienda debidamente a lo que es su meta singular.

2:5 — “Y también el que lucha como atleta”. El texto griego dice literalmente, “Y si también alguno athle”. El verbo, athleo, quiere decir participar en una competencia, o competir en un juego público. De esta palabra griega tenemos la española, “atleta”. La Ver. 1909 dice, “Y aun también el que lidia”, y la P.B. dice, “y si alguno lucha”. Aunque es más comentario que traducción, dice la Ver. L.A., “Un atleta no es coronado…”, y la B. J. dice, “Y lo mismo el atleta: no recibe…”

Nuestra versión dice, “lucha como atleta”, mientras que otras dicen, “compite como atleta” (NVI., B.A.), o “contendiere como atleta” (Mod.).

Este verbo griego (athleo) aparece solamente aquí (dos veces en este versículo) en el Nuevo Testamento. En forma de sustantivo (athlesis) aparece en Heb. 10:32 (combate). Ahora, el verbo compuesto (sunathleo = con, competir) se emplea en Fil. 1:27 (combatiendo, “luchando”–NVI.).

–“no es coronado”. Este verbo, stephanao, aparece también en Heb. 2:7,9. Esta palabra en forma de sustantivo, stephanos, se ve en 4:8; 1 Cor. 9:25; Fil. 4:1; 1 Tes. 2:19; Sant. 1:12; 1 Ped. 5:4; Apoc. 2:10; 3:11.

Los griegos usaban dos palabras distintas (aunque algo sinónimas) para decir “corona”. 1 – diadema (Apoc. 19:12), la corona real, y 2 – stephanos (2 Tim. 4:8), la corona de victoria en los juegos.

–“si no lucha legítimamente”. Sobre el verbo “lucha”, véanse los comentarios arriba. Sobre “legítimamente”, véase 1:8. La palabra griega significa “ajustado a la ley”.

Los juegos tenían reglas, como también las tiene el evangelio. Las reglas están en el patrón (1:13). Véanse también Jn. 12:48; Mat. 7:21. La carrera que tiene que correrse está “puesta delante de nosotros” (Heb. 12:1, Ver. Lac.). No es “una carrera”, como si hubiera varias de donde escoger; es “la carrera” (4:7) que Dios ha puesto. Por contraste, véase Rom. 10:1-3. La ignorancia de las reglas no justifica a nadie.

La corona es para quienes sigan las reglas. Esto requiere auto disciplina (1 Cor. 9:25). Pero la filosofía religiosa moderna dice otra cosa: “Haz lo tuyo propio”. El liberalismo no se somete a reglas, a la norma, sino actúa en base de “sabiduría en culto voluntario” (Col. 2:23). Se burla del patrón. Es autoindulgente.

Cristo es el dador de la ley (Sant. 4:12). El hace las reglas. Por eso, es necesario que todos permanezcan dentro de ellas (2 Jn. 9-11). El “atleta” que viola las reglas, que va más allá de ellas, no va a recibir la corona. Considérese 1 Jn. 2:4.

Pablo tiene en mente, al usar esta figura de retórica, a un solo competidor, o atleta, y no a muchos, en un caso en que solamente uno de muchos ganaría. Timoteo (y todo cristiano fiel) podía ganar la corona en esta competición. Si corre la carrera hasta terminarla, y lo hace legítimamente, el “atleta” entonces recibe la corona. Véanse también 4:8; 1 Cor. 3:13-15.

2:6 — Hay gran diferencia entre la traducción de Valera, Revisión del año 1960, y la de otras obras, con respecto a este versículo. Todo depende de cómo considerar la palabra griega, protos = primero, si es adverbio (según nuestra versión, que primero debe trabajar), o si es predicado nominal, sustantivo que describe al sujeto (según otras muchas versiones buenas, que el labrador debe ser el primero en participar de los frutos).

Las dos maneras de traducir el versículo 6 enseñan la verdad, pero ponen el énfasis en dos cosas distintas. Es cierto que antes de participar de frutos, primero (adverbio) hay que trabajar. También es cierto que el primero (predicado nominal) para participar de los frutos es el labrador.

Yo favorezco las versiones (como las NVI., H.A., B.A., ASV., P.B., L.A., N.M., B.J., NTP., JTD., 1977, P79., RVA.). Nótese que la Valera, Revisión del año 1977, cambia de la primera manera de traducir el versículo a la segunda (de las dos mencionadas arriba). Estas versiones dadas aquí siguen la traducción interlineal de Lacueva, que dice literalmente, “El que trabaja (con esfuerzo) debe (ser) (el) primero de (en) los frutos participar”.

–“El labrador”. La palabra griega es georgos, compuesta de geo = tierra, y ergon = trabajo. De esto, uno que trabaja la tierra. La Ver. NTP. dice, agricultor; la P79. dice, “el que trabaja en el campo”. Aparece también en Sant. 5:7 (labrador); Jn. 15:1 (labrador). En 1 Cor. 3:9 (labranza) aparece el sustantivo, georgion = un campo cultivado, y en Heb. 6:7 (labrada) el verbo, georgeo = labrar el campo.

–“para participar de los frutos”. Véanse Deut. 20:6; Prov. 27:18; Sant. 1:25 (será bienaventurado en lo que hace).

–“debe trabajar primero”. El verbo griego indica trabajar arduamente, o con gran esfuerzo. Aparece en 1 Tes. 1:3 (trabajo); 5:12 (trabajan).

El agricultor, que con gran esfuerzo hace su trabajo, debe ser el primero para gozar de la cosecha. Es su derecho. Compárese 1 Cor. 9:7-14: el que predica el evangelio tiene el derecho de vivir del evangelio.

Entiendo que el punto de énfasis de Pablo a Timoteo en su exhortación, por medio de esta figura, es que hay gran esperanza para el que, como el agricultor, trabaja arduamente en sus labores. Le espera el fruto precioso. Compárese Sant. 5:7. Véanse Mar. 10:30, “en el siglo venidero la vida eterna”; 1 Tim. 4:8, “promesa … de la (vida) venidera”. La perseverancia en el trabajo duro trae su galardón, como los frutos premian al que trabaja la tierra.

2:7 — “Considera lo que digo”, (particularmente en las tres figuras, ver. 4-6). En lugar de “considera”, otras versiones dicen, “reflexiona” (NVI.) y “entiende” (Mod.). El verbo griego aparece en 1 Tim. 1:7 (entender).

Al pensar Timoteo en sus tribulaciones y pruebas como evangelista, al mismo tiempo necesita considerar lo que Pablo le ha dicho acerca del soldado, del atleta, y del agricultor; es decir, que la dedicación, el hacer todo legalmente, y la perseverancia en la labor dura, ¡trae su recompensa, su premio!

El que no entiende, nunca tiene conocimiento (Isa. 1:3). Hay que pensar en lo que las Escrituras dicen (Fil. 4:8). Véanse también Sal. 1:2; 119:59,60,104,105.

–y el Señor te dé entendimiento en todo”. Mejores son los manuscritos que dicen dosei = dará (tiempo futuro). Así dicen las versiones ASV., NVI., Mod., H.A., B.A., P.B., N.C., etcétera. Lo que Pablo dice es que Timoteo considere (reflexione, entienda) lo que le ha escrito, y de esa manera el Señor le dará comprensión o entendimiento. El Señor da entendimiento al que considera lo escrito. El proceso por el cual el Señor da entendimiento en todo no es nada misterioso, ni milagroso.

El Señor da entendimiento a la persona por medio de su Palabra, y nunca aparte de ella (pues ella es “lámpara”, Sal. 119:105). Considérense Jn. 5:39; Hech. 17:11. En Hech. 16:14, vemos que el Señor abrió el corazón de Lidia, pero fue después de haber estado oyendo ella la palabra predicada. El que quiere hacer la voluntad de Dios va a conocer si la doctrina de Cristo es de Dios (Jn. 7:17. Si leemos, podemos entender (Efes. 3:4), y se nos manda entender (5:17; 1 Cor. 10:15).

Es cierto que Dios en su Providencia da entendimiento indirectamente, al dar a la persona oportunidades y ayudadores, pero le toca a la persona considerar lo que Dios ya ha dicho. Si el corazón es bueno y recto (Luc. 8:15), la persona va a entender (Mat. 13:23).

2:8 — “Acuérdate”. Este verbo, por ser de modo imperativo y del tiempo presente, indica que Timoteo debería estar haciéndolo siempre.

¿Para qué acordarse Timoteo de Jesucristo, y esto de continuo? Para imitarle, con el fin de quedarse inmóvil (1 Cor. 15:58) en medio de los sufrimientos que venían.

¿Por qué acordarse de él? Porque Jesucristo es el ejemplo por excelencia. (Ahora en el versículo siguiente, Pablo se presenta a sí mismo también como ejemplo de sufrir por la Verdad). El Hijo de Dios, predicho en la profecía (“del linaje de David”), vino al mundo, sufrió según “el determinado consejo y anticipado conocimiento de Dios” (Hech. 2:23), y resucitó de los muertos, venciendo así a sus enemigos (Col. 2:15; Apoc. 5:5). Este gran hecho histórico es el corazón del evangelio que Pablo predicaba. Si nosotros nos acordamos de Jesucristo, bien podemos nosotros también salir victoriosos sobre todo enemigo de la verdad.

El reflexionar (“considerar”) sobre lo que Pablo decía (ver. 7), y el acordarse de Jesucristo (ver. 8), es lo que el cristiano debe hacer constantemente para tener valor en lugar de cobardía (1:7) en la lucha de la vida en Cristo. Timoteo afrontaba mucha oposición (ver. 16-18; 3:1-13).

–“de Jesucristo”. ¡El reina, no Nerón!

El nombre “Jesús” tuvo que ver con su humanidad (“del linaje de David”; véase Mat. 1:21) y el nombre “Cristo”, con su divinidad (“resucitado de los muertos”).

–“del linaje de David”. Sobre esta frase, y la siguiente (“resucitado de los muertos”), véase el pasaje paralelo, Rom. 1:3,4.

Hemos de acordarnos de Jesucristo en conexión con estos dos grandes hechos en el evangelio: su encarnación y su resurrección. Son pruebas de su divinidad.

Para ser el Mesías, Jesús de Nazaret tuvo que ser de la simiente de David. Véanse Isa. 11:1; Jer. 23:5,6; Hech. 2:29-36. Véase también Mat. 22:41-46.

En lugar de “linaje”, otras versiones dicen simiente, siguiendo literalmente en texto griego que emplea la palabra sperma.

–“resucitado de los muertos”. El tiempo del verbo en esta frase es el perfecto pasivo, y así se indica una condición permanente.

La resurrección de Jesús es “la señal de señales”, y otra alguna no será dada a los incrédulos (Mat. 12:38-40). En la resurrección Jesucristo conquistó la muerte (1:10; Heb. 2:14,15; 1 Jn. 3:8).

Como hombre Cristo murió (Isa. 53; Heb. 2:9); como Dios, resucitó (Jn. 10:15-18; Hech. 2:24).

–“conforme a mi evangelio”; es decir, conforme al evangelio que Pablo predicaba. Compárense Rom. 2:16; 16:25; 1 Cor. 15:1; 2 Tes. 2:14. Es el mismo evangelio de 1:10,11. El corazón del evangelio que Pablo predicaba no es un Cristo muerto, sino ¡el Cristo resucitado!

Pablo recibió este evangelio por revelación (Gál. 1:11,12); de él era “predicador, apóstol, y maestro” (2 Tim. 1:11); sufría por él (1:12), y ahora estuvo a punto de morir por él (4:6). El sabía que su recompensa sería la gloriosa corona de vida (4:8).

2:9 — “en el cual”; es decir, en el evangelio, en el mencionado en el ver. 8, y en 1:10-12.

–“sufro penalidades”. En el texto griego es una sola palabra, que literalmente significa sentir lo que es malo. La misma palabra griega empleada aquí aparece también en 4:5 (soporta las aflicciones) y en Sant. 5:13 (afligido). El Interlineal de Lacueva dice, “sufro malos tratos”. Algunas versiones dicen, “sufro trabajos”.

–“hasta prisiones”. Véanse 1:16; Hech. 26:29; Efes. 6:20. Compárense Fil. 2:8, “hasta la muerte”, y Heb. 12:4, “hasta la sangre”.

–“a modo de malhechor”. La misma palabra griega, aquí traducida “malhechor”, aparece en Luc. 23:32,33,39. (En 1 Ped. 4:16 aparece una palabra griega muy parecida). Si Pablo en realidad hubiera sido un malhechor, habría sufrido lo mismo que ahora sufría.

–“mas la palabra de Dios no está presa”. En lugar de “presa”, dice el Interlineal de Lacueva, “atada”. Es del mismo vocablo griego que también aparece en Rom. 7:2 (sujeta) y en 1 Cor. 7:27,39 (ligado, ligada). No se puede ligar, o atar, la palabra de Dios.

Aunque Pablo estuviera encarcelado, el evangelio siempre iba a prevalecer, a pesar de todo esfuerzo humano al contrario. La verdad no puede ser afectada por cadenas de fierro.

Pablo, cuando estaba preso, siempre se daba lugar para predicar hasta donde le fuera permitido (4:16,17; Hech. 28:30,31), pero también su ejemplo de perseverancia bajo persecución motivaba a otros a predicar el evangelio con aun más solicitud (Fil. 1:12-14). Ahora, estando Timoteo libre, se animaría a predicarlo también con más diligencia.

Callar al predicador no calla a su mensaje. El hombre puede callar al hombre, pero no a Dios. Compárese Luc. 19:40.

2:10 — “Por tanto”. Si esta frase mira hacia atrás, Pablo está diciendo que sabe que la palabra de Dios no puede ser atada por los hombres, y que por eso está de buen ánimo para soportar, etcétera.

Si mira hacia delante, está diciendo que todo lo soporta porque sabe que los elegidos así serán salvos por su predicación.

Yo favorezco la primera idea.

–“todo lo soporto”, pues así actúa el amor (1 Cor. 13:7, donde aparece la misma frase griega). Véanse también Efes. 3:1,13; Fil. 2:17.

Para ver algunas cosas que Pablo soportaba, véanse Rom. 8:35-37; 2 Cor. 11:23-29.

–“por amor de los escogidos”. El amor motivaba a Pablo a sufrir trabajos como evangelista enviado a los gentiles (1:11; Hech. 26:17; Gál. 2:8; Efes. 3:8).

Sobre los “escogidos” (o, “elegidos”), notemos lo siguiente:

1. Este término es uno de varios (por ej., santos, hijos, discípulos, pueblo, creyentes, linaje) empleados en el Nuevo Testamento para referirse a los cristianos.

2. La misma frase griega aquí también aparece en Mat. 24:22,24. En Rom. 8:33 y Tito 1:1 la frase es elegidos o escogidos “de Dios”. En Rom. 16:13 es escogido “en el Señor”.

3. Dios escogió, o eligió, una clase de gente, y no individuos incondicionalmente (Efes. 1:4). El individuo, de su propia voluntad y libre albedrío, escoge ser o no de esta clase (Mat. 7:21,22; 11:28-30; Heb. 5:9; Apoc. 22:17; y los textos de la Gran Comisión).

4. Dios escoge mediante la palabra del evangelio (2 Tes. 2:13,14). No hace acepción de personas (Hech. 10:34; Rom. 2:11), eligiendo sin condiciones. Aquí está el punto en que falla miserablemente el calvinismo.

5. Pablo puede estar refiriéndose también a las personas que todavía no han oído el evangelio, pero que están dispuestos a obedecerlo cuando lo oigan, y así serán salvas. Los tales son de los “escogidos”, de las “ovejas” (Jn. 10:16), y del “pueblo” (Hech. 18:9,10) de Dios, en el sentido en que están dispuestos a obedecer al evangelio, y lo harán cuando tengan la oportunidad.

6. Véanse: Notas Sobre 1 Pedro 1:2, comentarios; Notas Sobre 2 Pedro 1:10, comentarios; Notas Sobre Tito 1:1, comentarios.

–“para que”. Se introduce el propósito de Pablo al obrar en su ministerio apostólico sin perder ánimo. Compárese 2 Cor. 1:6. El ejemplo de unos contribuye a la salvación de otros.

–” ellos también obtengan la salvación”. Sobre la frase “obtener salvación”, véase 1 Tes. 5:9 (alcanzan). Dios salva, pero condicionalmente (Rom. 6:17,18; Heb. 5:9; Fil. 2:12). El salvo tiene que poner de su parte (1 Ped. 1:2; 2 Ped. 1:10).

–“que es en Cristo Jesús”. La salvación referida por Pablo no es cualquiera; es la salvación en conexión con Cristo, quien redimió al perdido. ¿Y cómo entra la persona perdida en Cristo para obtener esta salvación? Gál. 3:27 da la contestación. Ya que está “en Cristo”, es recipiente de toda bendición espiritual (Efes. 1:3).

–“con gloria eterna”. Compárese 1 Ped. 5:10. La salvación que Cristo proporciona es acompañada de gloria eterna (comparada con la brevedad del sufrimiento por Cristo en esta vida, Rom. 8:18; 2 Cor. 4:15-18). La gloria de este mundo pasa (1 Cor. 7:29-31; 1 Jn. 2:15-17.

Resumen:

Sin la predicación del evangelio no hay salvación (Mar. 16:15,16; 1 Cor. 1:21), y por eso Pablo soportaba las aflicciones que le venían, a consecuencia de su predicación, porque sabía que solamente así se salvará la gente. Solamente una persona de gran amor por otros, y completamente libre de egoísmo, puede decir con sinceridad las palabras de este versículo. Compárese Rom. 9:3.

2:11 — “Palabra fiel es esta”. Literalmente dice el texto griego, “fiel la palabra”. Véase Notas Sobre 1 Timoteo 1:15, comentarios.

¿A qué se refiere esta frase?

1. A lo que Pablo va a decir en los vers. 11 al 13 (que ello es creíble en todo sentido).

2. Algunos aplican esta frase a lo dicho anteriormente, como es el caso en 1 Tim. 4:9. Véase Notas Sobre 1 Timoteo 4:9, comentarios. Si es así, la palabra siguiente (en el texto griego, gar = porque) refuerza la idea de lo precedente con las palabras que siguen en estos ver. 11 al 13. La palabra griega gar significa “porque” (como también, “ciertamente”). Algunas versiones así dicen, “porque si morimos…”

Yo favorezco la primera de las dos ideas. En tal caso gar podría traducirse “ciertamente” (como también “porque”). Así dice la ver. N.M., “ciertamente si morimos…”.

–“Si somos muertos con él”. Mejores son las versiones que traducen el verbo griego según su tiempo, que es el aoristo, diciendo, “Si morimos” (tiempo pasado, evento singular). Así dicen las ver. ASV., Mod., B.A., P.B., N.M., S.A., Lac.

Referencia se hace al acto del bautismo, que es cuando la persona muere con Cristo (Rom. 6:3-6; Col. 2:12,13).

–“también viviremos con él”. Rom. 6:8-14 es un comentario sobre esto.

¿Cuándo vivirá la persona con Cristo, según este pasaje? Cuando es bautizada en él, para comenzar así a andar en novedad de vida.

No es cosa del futuro. No se hace referencia a la resurrección futura de todos los muertos (Jn. 5:28,29), sino a la vida presente como cristiano en la tierra. Este vivir es “futuro” en relación con el tiempo de la conversión. Por ejemplo, consideremos Mat. 5:6. ¿Cuándo será saciado el que tiene hambre y sed de justicia? ¿En la vida eterna en el cielo? ¡No! Se sacia cuando acepta la verdad del evangelio, y Dios le perdona (justifica).

Para vivir ahora con Cristo (en la esperanza de la vida eterna), tenemos que morir con él en el bautismo (Rom. 6:3,4). Compárense Efes. 2:1,5; Col. 3:1-4; 1 Ped. 2:29. El punto de Pablo a Timoteo es que para “vivir” hay que “morir”.

Claro es que la resurrección espiritual y la vida espiritual subsecuente son una prenda de la resurrección de los muertos en el día final, y de la vida eterna en el cielo.

1. Nótense las cuatro condiciones (la palabra “sí”) en estos ver. 11 al 13, dos positivos y dos negativos, seguidas de las conclusiones correspondientes.

2. Nótense también que en el texto griego aparecen tres palabras compuestas del prefijo, sun = con, y el verbo de acción. Son éstas: (1) sunapethanomen = “con”, más “si morimos”; (2) suzesomen = “con”, más “viviremos”; y (3) sumbasileusomen = “con” más “reinaremos”.

3. Literalmente dice el versículo 11, “Fiel la palabra, porque si conmorimos, también conviviremos”. Hay que suplir la palabra “él” (morimos con él, viviremos con él).

2:12 — “Si sufrimos”. La misma palabra griega empleada aquí aparece también en el ver. 10 (soporto), como en 1 Cor. 13:7 (soporta). Otras versiones dicen, “soportamos” (P.B.), “aguantamos” (NVI.), “endure” (inglés; es decir, sufrir pacientemente, ASV.).

Literalmente la palabra griega compuesta quiere decir, permanecer bajo; y de allí, soportar pacientemente bajo oposición.

Este verbo está en el tiempo presente, y eso significa continuación en el acto. Por eso, da a entender esto: “si seguimos aguantando”, o “si estamos sufriendo con paciencia”.

–“también reinaremos con él”. La frase “reinaremos con” en el texto griego es una sola palabra compuesta. Véase este punto tratado arriba en los comentarios sobre el ver. 11. La misma palabra griega aparece también en 1 Cor. 4:8 (reinásemos … con).

Los cristianos fieles reinan con Cristo ahora (Luc. 12:29; Hech. 14:22; Rom. 5:17; 1 Cor. 4:8; Col. 1:13; 1 Tes. 2:12; 2 Tes. 1:5; Heb. 12:28; Apoc. 1:6,9; 3:21; 5:10 (Ver. ASV., reinan, tiempo presente).

Ellos se asocian con Cristo quien ahora está reinando (1 Cor. 15:25). Participan con Cristo en la victoria sobre el mal al vivir la vida que es según Cristo.

Por ejemplo, decimos: “Si pagamos nuestras deudas, tendremos una conciencia limpia”. ¿Cuándo tendremos la conciencia limpia? ¡Al estar pagando las deudas! Así es el caso de los tres verbos de tiempo futuro en estos versículos 11 y 12 (viviremos, reinaremos, negará).

No se trata del futuro día de juicio final, como tampoco de un supuesto tiempo de milenio (mil años) literal.

–Si le negáremos”. El texto griego emplea el tiempo futuro; dice literalmente, “si (le) negaremos”. (La palabra “le” se suple; no aparece en el texto, pero va implicada en la frase siguiente en la palabra “nos”, nosotros a él, y él a nosotros). Aquí el futuro (negaremos) indica la posibilidad ética o moral de la acción.

Véanse 2 Ped. 2:1; Judas 4.

–“él también nos negará”. Tales pasajes como Mat. 10:33 no entran aquí. Ellos tratan de lo que pasará formalmente en el día del juicio final. Al cristiano, en el tiempo de la aflicción, se le tienta a negar a Cristo para evitar la aflicción en la carne. Que sepa tal discípulo que Cristo también le negará a él. ¿Cuándo? Ahora que la persona se niega a reconocerle a él. Si se arrepiente, confiesa su pecado, y pide perdón, Dios le perdona, y Cristo vuelve a aceptarle como su seguidor y discípulo. Si la persona niega a Cristo, y muere sin arrepentirse, en el día final Cristo le negará delante de todos.

Pablo con estas palabras estuvo animando a Timoteo (y así a todo cristiano) a que se esforzara (ver. 1), al recordarle de los felices resultados actuales de morir con él y soportar, como de las lamentables consecuencias de negarle y de serle infiel.

Los calvinistas, que afirman la “imposibilidad de la apostasía”, tienen gran problema con este versículo, porque contradice su doctrina. Ellos hablan de la “fe fingida” o “hipócrita” de la persona (que niega a Cristo), pero recuérdese que los que niegan, ¡primero confesaron!

2:13 — “Si fuéremos infieles”. Mejor, “Si somos infieles” (ASV., B.A., H.A., Lac., N.M., etcétera). Compárese Rom. 3:3. Ser infiel, en este contexto, es lo contrario de “permanecer fiel”.

Pablo, escribiendo para animar a Timoteo a “esforzarse en la gracia” (ver. 1), en tiempos muy difíciles, le recuerda que Cristo no va a negarse, siempre salvando al cristiano que le está negando para no sufrir por él. Podemos dejar de serle fiel, pero él no va a dejar de ser divinidad; no va a negarse a sí mismo, como si fuera hombre, premiando o recompensando con la vida eterna al infiel, solamente porque anteriormente había sido seguidor fiel.

–“él permanece fiel” en su naturaleza y carácter. Compárense Deut. 7:9; Sal. 146:6; 2 Cor. 1:18; 1 Tes. 5:24; Heb. 10:23; 11:11. El hombre es voluble y cambiante; Dios no cambia (Mal. 3:6).

–“El no puede negarse a sí mismo”. Esto lo haría si aceptara como fiel al que le negaba.

El cristiano, que se considera “hijo de Dios”, debe mostrar el mismo carácter incambiable. El hombre miente, y niega y hace cosas contra su profesión de cristiano, para obtener algún supuesto bien en el tiempo de aflicción, oposición y tentación, o para mejorarse en la vida física. Pero si reconociera lo transitorio de esta vida y las consecuencias eternas de ser de cierto carácter, si pensara siempre en su Creador y en la voluntad de él, no mentiría, ni negaría a Cristo, ni haría nada que tuviera que ver con consecuencias del momento.

El verbo griego, en su forma gramatical (infinitivo aoristo), da a entender que Cristo nunca cometería el acto indicado; es decir, nunca se negará a sí mismo. Sería un acto contrario a su deidad. Dios no miente (Tito 1:2). Dice Cristo, “Yo soy la verdad” (Jn. 14:6). Es “el Verdadero” (Apoc. 3:7).

Los vers. 11 al 13 muestran lo condicional del esquema de Dios. El hombre hace algo, y luego sigue la consecuencia correspondiente. Si muere con Cristo en el bautismo, Dios le da vida en Cristo. Si soporta la aflicción, Cristo permite que reine con él en la victoria sobre el mal, que es la fuente de esa aflicción y persecución. En cambio, si para alguna razón humana niega a Cristo, Cristo le niega a él, porque el que sigue a él tiene que tomar su cruz, estando dispuesto a perder su vida física por Cristo (Mateo 16:24,25). Cristo no tiene otra clase de seguidor. Si deja de ser persona fiel, no por eso cambia Cristo, pues porque es Dios, Cristo no puede negarse de su propia naturaleza, cambiando solamente para acomodarse al infiel.

El cumplimiento de los planes de Dios no depende del hombre. Como ilustración de esta verdad, véase Mat. 3:9. Al hombre le toca hacer fielmente la voluntad de Dios para poder alcanzar las bendiciones prometidas por Dios. Esta es la lección principal de estos versículos.

2:14 — “Recuérdales esto”. El mismo verbo griego, en la misma forma gramatical, aparece en Tito 3:1. (Véanse los comentarios allí en Notas Sobre Tito). La Ver. Mod., como también Lacueva, dicen, “Trae estas cosas a la memoria”. La N.M. dice, “Sigue recordándoles estas cosas”. Son buenas traducciones de la frase griega. Los hermanos ya sabían estas cosas; Pablo se las había predicado. Ahora tocaba a Timoteo traérselas a la memoria de ellos.

En lugar de “esto”, otras versiones muy buenas dicen “estas cosas”. Ellas son las cuestiones o asuntos surgidos, particularmente en los vers. 11 al 13, o tal vez desde el ver. 8. Pablo manda a Timoteo que traiga estas cosas a la memoria de los hermanos entre los cuales andaba.

–“exhortándoles delante del Señor”. Notemos las traducciones de las versiones siguientes: “Conjúrales en la presencia de Dios” (NVI., B.J.), “conjurándoles delante del Señor” (1977), “requiriéndoles solemnemente delante del Señor” (Mod.), “testificándoles solemnemente delante del Señor” (H.A.); “encárgales solemnemente en la presencia de Dios” (B.A.), “encomiéndales delante del Señor: (L.A.), “protestando delante del Señor” (P.B.).

El verbo griego de esta frase aparece en Luc. 16:28 (testifique); Hech. 2:40 (testificaba); 20:23 (da testimonio); 1 Tes. 4:6 (testificado); 1 Tim. 5:21 (encarezco). La palabra indica más que “exhortar”; indica conjurar solemnemente, y esto delante de Dios como testigo.

Algunos manuscritos, en lugar de “Dios”, dicen, “Señor”. Nótese la frase en 2 Cor. 8:21 (“delante del Señor”). La frase “delante de Dios” aparece también en 1 Tim. 5:4. En 5:21 vemos esta frase, “delante de Dios y del Señor Jesucristo”.

Timoteo fue dejado en Efeso (1 Tim. 1:3) y muy posiblemente se encontraba todavía allí (véase Intro., IV). Tuvo que traer a la memoria de los hermanos las cosas dichas anteriormente en la carta, y al mismo tiempo conjurar a todos, y a algunos en particular, que no contendieran sobre palabras. Les tuvo que recordar que Dios era testigo de todo lo que el profesado cristiano está haciendo y diciendo. Había todavía hermanos en el área como los que se describen en 1 Tim. 6:3-5.

–“a que no contiendan sobre palabras”. Toda esta frase en el texto griego es de dos palabras: me (no) y logomachein (pelear sobre palabras). La misma palabra griega empleada aquí aparece también en 1 Tim. 6:4. Véanse los comentarios allí en Notas Sobre 1 Timoteo. Tal actividad es carnal, pues es de personas contenciosas y egoístas, que se interesan más en sus ideas chuecas que en la verdad de Dios. Considérese 1 Cor. 4:19,20. Véase también Tito 3:9. Compárese Hech. 18:15. 1 Tim. 1:3,4 y 6:3-5 son un comentario sobre la clase de “palabras” de esta “guerra”, y la clase de gente que se ocupa en ella.

–“lo cual para nada aprovecha”. Compárese Tito 3:9. No hay edificación en ello.

–“sino que es para perdición de los oyentes”. La palabra griega en esta frase, para decir “perdición”, es katastrophe (catástrofe). Significa un derribo, una ruina, un trastorno. Las guerras de palabras terminan solamente en la perversión y ruina de los oyentes. En verdad tal cosa es un catástrofe.

2:15 — “Procura con diligencia”. El texto griego emplea dos palabras: la primera, spoudazo, significa procurar con diligencia, y la segunda, a ti mismo. La primera se emplea en Gál. 2:10 (procuré con diligencia); Efes. 4:3 (solícitos); en 1 Tes. 2:17 (procuramos); y en 2 Ped. 1:10 (procurad).

Notemos estas versiones: “Esfuérzate en” (S.A.), “Cuida mucho de” (JTD.), “Haz de tu parte todo lo posible” (NVI), “Haz lo sumo posible” (N.M.), “Pon diligencia en ti mismo” (Lac.). Casi todas las versiones dicen, procurar con diligencia.

Pablo así expresa a Timoteo la actitud correcta hacia el uso correcto de la palabra de verdad.

–“presentarte a Dios aprobado”. El mismo verbo griego para decir “presentarte”, paristemi, aparece en 4:17 (estuvo), Hech. 1:3 (se presentó), Rom. 16:2 (ayudéis), Efes. 5:27 (presentársela), y Col. 1:22,28 (presentaros, presentar).

Dios es el Juez y por eso es a él a quien se debe procurar presentarse aprobado, y no al hombre. Compárense Gál. 1:10; 2 Cor. 10:18; Rom. 14:18.

El vocablo griego dokimos significa “aprobado después de examinado, y por eso aceptable”. Aparece en Rom. 14:18 (aprobado), 16:10 (aprobado), 1 Cor. 11:19 (aprobados), 2 Cor. 10:18, y Sant. 1:12 (haya resistido la prueba).

Pablo en este versículo describe a la persona diferente de aquéllas descritas en el versículo anterior y en Tito 1:16 (reprobados).

Se necesita mucho estudio para presentarse uno a Dios aprobado. Compárese 1 Tim. 4:13. Muchos predicadores no lo están haciendo, y ¡se echa de ver!

Otras palabras griegas de la misma raíz aparecen en Rom. 5:4 (dokime) (“carácter probado”, B.A.; “aprobación”, H.A.), y en 1 Ped. 1:7 (dokimazo) (verbo, someter a prueba).

–“como obrero” (ergaten). Este vocablo griego para decir “obrero” aparece en Mat. 20:1; 2 Cor. 11:13; Fil. 3:2; 1 Tim. 5:18. El evangelista es obrero. Su obra es usar bien las Sagradas Escrituras, y no introducir nuevas doctrinas (como lo hacen hoy en día los promotores de la llamada “nueva hermenéutica”).

–“que no tiene de qué avergonzarse”. Esta frase en el texto griego es una sola palabra, que significa no tener causa por qué avergonzarse, o ser irreprochable, intachable. Aparece solamente aquí. Compárense 1:8, 12, 16.

–“que usa bien”. Aquí el texto griego es representado por una sola palabra. Aparece en el Nuevo Testamento solamente aquí. (En el Antiguo Testamento se ve en Prov. 3:6 (enderezará) y 11:5 (enderezará). Este vocablo griego es compuesto de orthos = recto, derecho, y temnein = cortar.

Notemos estas versiones: “traza bien” (1909, P.B.), “usar correctamente” (Lac.), “manejar con precisión” (B.A.), “manejando acertadamente” (V.M., L.A.), “expone bien” (H.A.).

El que lo hace:

1. no niega la verdad (compárese ver. 18).

2. no se envanece (como el hombre mencionado en 1 Tim. 6:4).

3. no predica otro evangelio (2 Cor. 11:4).

4. no pervierte el pasaje, ignorando el contexto (compárese 2 Ped. 3:16).

5. no fabrica distinciones (como por ejemplo entre “evangelio” y “doctrina”, o entre “partes mayores y partes menores”).

Lo que hace es interpretar a la luz de las Escrituras. Es lo opuesto de “medrar, falsificando la palabra de Dios” (2 Cor. 2:17), y de “hacer mercadería con palabras fingidas” (2 Ped. 3:2).

–“la palabra de verdad”. Véase v. 18. Dios es el autor de la verdad, y ella nos viene en forma de palabra, o mensaje. Es el mensaje que Cristo ha revelado, pues él es la verdad (Jn. 14:6; 1:17). Es “todo el consejo de Dios” (Hech. 20:27), el “evangelio de la gracia de Dios” (v.24), la predicación acerca del “reino de Dios” (v. 25). Nótese Hech. 13:4-12, donde se usan estas frases intercambiables: “la palabra de Dios”, v. 5;7; “la fe”, v. 8; “los caminos rectos del Señor”, v. 10; y “la doctrina del Señor”, v. 12. En 4:2-4 de esta carta, Pablo dirá a Timoteo que predique esta “palabra”, que es “la sana doctrina”, lo contrario de las “fábulas”.

2:16 — “Mas”. Aquí Pablo presenta un contraste: “Haz eso (del v. 15), y no esto (del ver. 16).

–“evita”. La palabra griega empleada aquí aparece también en Tito 3:9 (evita), Jn. 11:42 (está alrededor), y Hech. 25:7 (rodearon). Significa rodear o esquivar (Ver. Lac.) para evitar y no dar audiencia. Compárese 1 Tim. 1:4.

–“profanas y vanas palabrerías”. El texto griego emplea dos palabras, como lo expresa la Ver. P.B., “profanas habladurías”, o la H.A., “vaniloquios profanos”. La palabra “vanas” arriba va implicada en la palabra griega, kenofonias, palabra basada en la manera de hablar del niño. Se emplea también en 1 Tim. 6:20 (profanas pláticas) Véase Notas Sobre 1 Timoteo, 6:20, comentarios.

Véanse también 1 Tim. 1:4; 4:7; 6:4.

Los vaniloquios profanos son como resumen de todo lo que no va autorizado por la enseñanza apostólica; es decir, todo lo que se introduce no conforme a la “forma de las sanas palabras” (1:13), y que es contrario a “la palabra de verdad” (2:15)

Probablemente Pablo tuvo en mente en particular los puntos de la tradición judaica. Compárese Mat. 15:3-9.

–“porque conducirán más y más”. Aquí Pablo da la razón de por qué evitar los vaniloquios profanos. El verbo griego en esta frase indica “cortar hacia delante”. La Ver. Lac. dice, “harán avanzar”, como lo expresan otras varias versiones buenas. El mismo verbo griego aparece en Rom. 13:12 y Gál. 1:14.

Una innovación siempre “corta hacia delante”, precipitando a otra, y esto siempre sucederá que se abandone la autoridad apostólica. Compárese 3:13.

–“a la impiedad”, lo contrario de la piedad (1 Tim. 2:2). Véanse mis comentarios sobre la palabra griega en Notas Sobre Tito, 2:12. Se emplea también en Rom. 1:18; 11:26.

La impiedad es el resultado de ocuparse en vaniloquios profanos, porque el que en esto se ocupa no respeta la revelada verdad de Dios. Tal es el carácter del falso maestro y el efecto de la obra de quienes no retienen la forma de las sanas palabras.

2:17 — “Y su palabra”. El texto griego dice, “el logos de ellos”, y esto significa la enseñanza de ellos. La Ver. P79 dice, “sus enseñanzas”. Parte de esa enseñanza se indica en el ver. 18.

–“carcomerá”. Literalmente, “pasto tendrá”. (El texto griego emplea dos palabras, tener y pasto). La misma palabra griega para decir “pasto” se emplea en Jn. 10:9 (pastos). La falsa doctrina va creciendo (teniendo pasto), esparciéndose, consumiendo lentamente lo que halla a su paso, royendo. Notemos estas versiones: “se extenderá” (LAC., B.A., 1977, NVI., POP.); “cundirá” (H.A.); “irá cundiendo” (B.J.); “se esparcirá” (N.M.); “se propagan” (NTP.); “corroen” (P.79).

Sí, habrá “progreso”, según el falso maestro, pero será progreso de doctrina hacia la impiedad, al roer esa doctrina a la sana doctrina, consumiéndola para cuantos escuchen al falso.

–“como gangrena”. La palabra española, gangrena, es transliteración de la griega, gaggraina, que se pronuncia, gangraina (la “gg” se pronuncia como “ng”). La falsa doctrina es infecciosa, esparciéndose a través de todo el “cuerpo”. Compárese 1 Cor. 5:6.

–“de los cuales”. Había otros, pero dos de ellos van a ser mencionados como ejemplos de herejes.

–“son Himeneo y Fileto”. Estas dos cabecillas tal vez eran los más conocidos a Timoteo, y a los hermanos de la región, o más sobresalientes en la herejía, y por eso Pablo les menciona por nombre. Sobre Himeneo, véase 1 Tim. 1:20; posiblemente se hace mención de la misma persona en estos dos pasajes. Himeneo había sido descomulgado. De Fileto no se sabe más.

¡Qué triste es la fama de estos dos hasta el fin del tiempo! ¡abogados del error!

2:18 — “que se desviaron”. Aquí el verbo griego es astocheo como en 1 Tim. 1:6 y 6:21. Es compuesto de “a” (negativo), y “stocheo” (un blanco). Véase Notas Sobre 1 Timoteo, 1:6 y 6:21, comentarios. La Ver. Lac. en el margen dice, “erraron el blanco”. Otras versiones se expresan así: “se han errado el blanco” (H.A.); “se han descarriado” (V.M.); “se han apartado” (B.A.); “se extraviaron” (P.B.); “se han descaminado” (1909).

Los que enseñan “diferente doctrina” (1 Tim. 1:3) “yerran el blanco” (1:6) y “naufragan en cuanto a la fe”(1:19). Es preciso cuidarnos del falso maestro.

–“de la verdad”. La verdad es el blanco divino. El que aboga por la falsa doctrina, claro es que no da en el blanco, sino que lo yerra.

Pablo rehusaba acceder a someterse al falso maestro, porque de otra manera la verdad no hubiera permanecido con él (Gál. 2:5). Si no amamos la verdad, Dios nos manda un engaño para que creamos la mentira y seamos condenados (2 Tes. 2:10,11). Si la persona se desvía de la verdad, no le queda más que la mentira, la fábula (2 Tim. 4:4).

–“diciendo que la resurrección ya se efectuó”. Muy posiblemente el caso consistía en que éstos falsos maestros como Himeneo y Fileteo afirmaban, según la doctrina gnóstica, que la resurrección era espiritual, cumplida en la conversión de la persona y en vivir esta misma vida dentro del elevado conocimiento acerca de Dios que reclamaban tener. Sobre la premisa de que el cuerpo es materia, y que la materia es mala, afirmaban los gnósticos que el cuerpo no sería literal y físicamente resucitado. Compárese 1 Cor. 15:12. Dado que hay pasajes que hablan de una resurrección espiritual, de una vida nueva, (Rom. 6:4; Efes. 2:1,6; Col. 2:12; 3:1), éstos torcerían los pasajes (2 Ped. 3:16) para afirmar que la resurrección ya se efectuó.

Pero Jesús y sus escogidos apóstoles enseñaron que va a haber una resurrección física de los cuerpos en el día final, cosa todavía futura (Jn. 5:28,29; Hech. 17:31,32; 24:14-16; 1 Cor. cap. 15; Fil. 3:21; 1 Tes. 4:13-17). Si la resurrección ya se hubiera efectuado, no habría ninguna para el futuro.

Los modernistas de hoy (quienes niegan la deidad de Jesús, la inspiración de las Escrituras, los milagros de la Biblia, la existencia del infierno, el juicio final, y la vida eterna en los cielos) también alegorizan la resurrección de Jesús. Son muy astutos, pues no niegan explícitamente la resurrección (eso no les conviene), sino que explican que Jesús “resucitó” en que nosotros los cristianos ponemos en práctica en nuestra vida diaria de hoy los principios que él enseñaba mientras vivía. ¡Esa llamada “resurrección” no es la de 1 Corintios 15!

–“y trastornan la fe de algunos”. Agitan, excitan o perturban la fe de algunos. Algunas versiones usan el verbo subvertir o pervertir. Compárese Hech. 15:24, “os han inquietado con palabras, perturbando vuestras almas”. De la misma actividad, de parte de falsos maestros, leemos en Tito 1:11, “que trastornan casas enteras, enseñando … lo que no conviene”.

La “fe” aquí referida es la creencia de los fieles de que se les promete una vida eterna con Dios después de la resurrección. Si no hay resurrección futura, por haberse pasado ya, entonces siguen las consecuencias enumeradas por Pablo en 1 Cor. 15:13-19, y la fe queda destruida, por no tener base alguna.

No es cualquier cosa que se propague el error, y por eso tenemos que ser valientes como Pablo y exponer al falso, hasta el punto de mencionarle por nombre.

2:19 — “Pero”. Otras versiones dicen “sin embargo” (1977, H.A., NVI., V.M.) o “no obstante” (B.A.). Se hace un contraste con lo que se acaba de decir. El error trastorna la fe de algunos (v. 18), pero “el sólido fundamento de Dios está en pie” (L.C.).

El texto griego indica que lo que es firme, o sólido, es el fundamento de Dios, y que él permanece, o está en pie. Así lo expresan las versiones B.A., P.B., ASV., H.A., etcétera.

–“el fundamento de Dios”. Esta figura de “fundamento” se refiere a la iglesia, o pueblo de Dios, vista aquí de esta manera para dar énfasis a lo sólido o inmóvil de ella. Considérense 1 Tim. 3:15; Heb. 12:28. La firmeza de la iglesia no es dañada por la apostasía de algunos (v. 18; 1 Jn. 2:19). Las puertas del Hades no prevalecen contra ella (Mat. 16:18). Véanse 1 Cor. 3:11; Efes. 2:20; Apoc. 21:14.

–“está firme”. Aquí la palabra es adjetivo y por eso mejores son las versiones que dicen, “sólido fundamento”, en lugar de decir “fundamento que está firme”. En forma verbal se encuentra en Hech. 16:5, y en forma de sustantivo en Col. 2:5.

La ciudad de Dios no será conmovida (Sal. 46:4,5). Representa un reino inconmovible (Heb. 12:28).

–“teniendo este sello”. El sello indica autoridad, aprobación y garantía. Aquí parece ser usado como una inscripción, o como una impresión estampada (en el “fundamento”), promoviendo dos consideraciones; a saber, la seguridad y la pureza. (Sin la pureza no hay seguridad, Heb. 12:14).

–“Conoce el Señor a los que son suyos”. La iglesia ahora es vista, no como “sólido fundamento”, sino como un pueblo sellado. Véanse Ezeq. 9:4; Efes. 1:13; 4:30; Apoc. 7:3-8. La iglesia está compuesta de los que son de Dios. Véanse Mat. 16:18; Heb. 3:6; 1 Tim. 3:15.

La palabra “conoce” aquí es usada en el sentido de aprobar, reconocer, confesar, como en los pasajes siguientes: Gén. 18:19; Nahum 1:7; Jn. 10:14,27; 1 Cor. 8:3; Gál. 4:9. Esta primera de las dos “inscripciones” hace hincapié en que la iglesia de Dios está compuesta de personas aprobadas por el Señor. Compárese Núm. 16:5 (el caso de la rebelión de Coré). Dios castiga a toda rebelión en contra de su autoridad, y aprueba a los obedientes a ella. Mat. 7:23, palabras de Cristo, también enseña lo mismo. En este pasaje la frase, “nunca os conocí” significa “nunca os aprobé”.

–“y: Apártese de iniquidad”. Esta es la segunda inscripción, o parte del sello. La primera es de seguridad; ésta de pureza. Véase de nuevo Núm. 16, ahora los vers. 24-27.

¡La seguridad de Dios es condicional! (El calvinismo enseña una seguridad incondicional, basada solamente en la gracia de Dios para ciertas personas predestinadas a la salvación eterna, y esto sin que ellas hayan hecho nada).

Considérense estos pasajes: Isa. 52:11; 1 Cor. 6:19,20; 2 Cor. 7:12; Efes. 4:22-31; Fil. 2:12; Heb. 12:14; Tito 2:12,14. La santificación entra en el plan de Dios de salvar al hombre (2 Tes. 2:13; 1 Ped. 1:1,2). Al hombre le toca santificarse, o apartarse, del mal.

El verbo en este pasaje, “apártese”, en el texto griego es “apostatar”, el mismo que se emplea en 1 Tim. 4:1. El cristiano debe apostatar del error, pero no de la fe.

Este verbo es del tiempo (aoristo segundo) que significa de una vez; es decir, manténgase apartado.

–“todo aquel que invoca el nombre”. Otras versiones dicen “que nombra el nombre” (ASV., Mod., LAC., N.M., H.A.). El texto griego aquí dice literalmente, onomadzon el onoma. El mismo verbo griego aparece en Rom. 15:20 (nombrado) y 1 Cor. 5:11 (llamándose). Véase ver. 22 abajo (donde el verbo griego es otro).

“Invoca”, o “nombra”, aquí significa reconocer y aceptar todo lo que dicho nombre involucra (es decir, la deidad y la plena autoridad de Jesucristo). El que es del pueblo de Dios reconoce la plena autoridad de Jesús (Mat. 28:18) y hace suyo todo lo que Jesús le ofrece.

–“de Cristo”. Los manuscritos considerados mejores en lugar de “de Cristo”, dicen, “del Señor”, y así se expresan las versiones ASV., B.A., P.B., H.A., L.A., etcétera. El nombre del Señor Jesucristo debe ser glorificado en el cristiano (2 Tes. 1:12).

Los comentaristas calvinistas se valen mucho de este pasaje para promover su falsa doctrina de la predestinación y de la seguridad del creyente obtenida incondicionalmente. A este pasaje agregan Jn. 10:27,28. Pero este pasaje, y los versículos que siguen, juntamente con Jn. 10:27, claramente indican lo condicional de la salvación y de la perseverancia del cristiano. Himeneo y Fileto habían sido salvos, andando en la verdad, porque se desviaron de la verdad (v. 18). Otros andaban en la verdad, pero su fe fue trastornada (v. 18). Es imposible desviarse de un camino en que la persona nunca ha andado. Es imposible tener trastornada una fe que nunca se ha tenido.

Jn. 10:27 habla de quienes oyen la voz de Cristo y le siguen. Estas son condiciones que cumplir de parte de la persona, para que Cristo le dé vida eterna. La cuestión consiste en esto: ¿Puede la persona dejar de oír la voz de Cristo y de seguirle? ¡Claro que sí!

El punto del apóstol Pablo aquí es que, a pesar de las apostasías de parte de ciertos cristianos, siempre habrá un remanente fiel en el mundo. Siempre lo ha habido y siempre lo habrá.

2:20 — “Pero”. Otras versiones dicen “Ahora bien” (B.A., ASV., N.M., etcétera). Sigue Pablo desarrollando el punto comenzado en los versículos anteriores. A pesar de estar en pie el firme fundamento de Dios, a veces pasa algo en la iglesia. Hay variedad de caracteres en ella, a veces incluso puede haber falsos maestros (Hech. 20:29,30; 1 Tim. 4:1; 2 Ped. 2:1). Pablo ya mencionó a dos por nombre, a Himeneo y a Fileto (v. 17).

– “en una casa grande”. Se hace referencia a la iglesia de Dios (1 Tim. 3:15). En el v. 19 Pablo usa la expresión, “fundamento”, dando énfasis al carácter esencial e interno de ella; aquí la expresión, “casa”, dando énfasis al aspecto externo y visible de ella.

– “no solamente hay utensilios de oro y de plata”. La situación en la iglesia de Dios es como en cualquier casa grande donde hay vasos o vasijas de material precioso, como también los hay de material barato. Los vasos de oro y de plata, siendo de material costoso y por eso para usos honrosos, representan a los maestros y hermanos fieles y honrosos en la casa de Dios.

Aparece aquí la palabra griega skeuos como también en Hech. 9:15 (instrumento); 27:17 (aparejo); 1 Tes. 4:4. (esposa — debe ser “vaso”, como dice la revisión de 1977); 1 Ped. 3:7 (vaso).

–“sino también de madera y de barro”. Los de madera y de barro, siendo de materiales baratos y por eso para usos vulgares o viles, representan a maestros y hermanos herejes, enseñando y siguiendo doctrinas falsas.

Algunos comentaristas comparan este pasaje con 1 Cor. 3:12, pero aunque allí hay lenguaje similar, el contexto es completamente diferente. Allí se trata de diferentes resultados del trabajo del maestro fiel; aquí de diferentes clases de maestros.

–” y unos son para usos honrosos, y otros para usos viles”. El texto griego dice, “y unas (son) para honor pero otras para deshonor”. Así lo expresa el interlineal de Lacueva, usando la palabra “vasijas”. Los maestros y hermanos en general, que son fieles a la doctrina de Cristo, son ocupados por el Señor para fines honrosos, mientras que los maestros y hermanos falsos son de ocupación deshonrosa. Estos últimos sirven un propósito en los planes del Señor (1 Cor. 11:19), pero no para (griego, eis = la preposición que indica moción hacia delante) honra.

Hay comentaristas que combinan este pasaje con Rom. 9:21, pero no hay conexión. Hay semejanza entre los dos en cuanto al uso de términos (honra, deshonra), pero son de dos contextos completamente distintos. Como el alfarero queda libre para hacer del barro vasos para diferentes usos (de honra, y de deshonra), así queda libre Dios para usar a ciertas personas del mundo para cierto fin, y a otras para otro fin. Aquí en este pasaje que estamos comentando el punto es que cada quien en la iglesia queda libre para decidir si su vida va a ser para honor, o si va a ser para deshonor. Cada cual decide. El simple hecho de que otros apostaten de la fe, siguiendo a otras doctrinas, ¡no le obliga a la persona a que también ella lo haga!

2:21 — “Así que”, o, si pues. Lo que sigue se basa en lo que acaba de decirse.

–“si alguno se limpia de estas cosas”. La palabra “alguno” se refiere a Timoteo y a cualquier otro cristiano. La acción aludida (limpiarse) es cosa determinada por el individuo. Cada cual tiene que tomar esta decisión y actuar.

El verbo griego, ekkatharo, aquí se traduce, “se limpia”. Es el mismo que aparece en 1 Cor. 5:7 (limpiaos), con referencia a excomulgar. (Aparece solamente en estos dos pasajes). No se puede tener comunión con hermanos que abogan por falsas doctrinas. Hay que separarse de ellos, limpiarse de ellos, porque su obra es “para perdición de los oyentes” (v. 14), conduce “más y más a la impiedad” (v. 16), es desviación de la verdad y trastorna la fe de algunos (v.18), es “iniquidad” (v. 19), y para deshonor (v. 20). Lo que en este versículo se llamar limpiarse (de éstos), en el 19b se llama apartarse (de iniquidad).

–En cuanto a la frase, “estas cosas”, el texto griego usa una sola palabra, “éstos”, o “estas” (cosas). Esta sola palabra griega sale igual, sea de género masculino o de femenino. Si se agrega la palabra “cosas”, la versión dice “estas cosas”. Las versiones Mod., ASV., y N.M. dicen, “éstos”. En tal caso la referencia es a tales “vasos de madera y de barro”, ver. 20; o sea, a los falsos maestros como Himeneo y Fileto (ver. 17). En el caso de la traducción, “estas cosas”, la referencia es a las cosas hechas por los falsos maestros, al enseñar doctrinas falsas.

Este pasaje es contra la predestinación incondicional del calvinismo. Cada cual está en control de su destino. Cada cual decide, escoge. Algunos comentaristas calvinistas citan Mat. 13:24-30, conectándolo con el versículo anterior de este pasaje (el 20), afirmando que hay “cizaña” (personas fingiendo ser cristianos pero que en realidad no lo son) en la iglesia y que estas personas serán quitadas de la iglesia en el día final. Se afirma que no cayeron de la gracia, sino que nunca fueron cristianos. Pero ignoran que Cristo dijo (Mar. 13:38) que el campo es el mundo, no la iglesia.

–“será instrumento”. Otra vez aparece la palabra griega, skeuos. Véanse los comentarios sobre esta palabra en el versículo anterior, con referencia a “utensilios”.

–“para honra”. Es honroso ser utilizado por Cristo en la obra de predicar la verdad del evangelio y de contender eficazmente por ella (Fil. 1:17; Judas 3).

–“santificado”. Tal vaso, o instrumento, en las manos del Señor, y empleado por él en la obra salvadora del evangelio es una persona apartada (santificada) del error y de todo lo que es falso, para ser usada en actividades nobles en la “casa grande”, o iglesia, de Dios. Sobre “santificado”, véase Notas Sobre 1 Timoteo, 4:5, comentarios.

El que agrada al Señor siempre anda en la santificación (Rom. 6:19; 1 Cor. 6:11; Heb. 12:14).

–“útil al Señor” (de la casa grande, la iglesia). Se hace contraste con la frase en el ver. 14, “para nada aprovecha”. La palabra griega aparece aquí, en 4:11 (útil), y en Filemón 11 (útil). Véase Notas Sobre Filemón, ver. 11.

La palabra griega, aquí traducida “Señor”, es despotes, que significa “señor” en conexión con siervos o esclavos. Aparece en Luc. 2:29; Hech. 4:24,29; 1 Tim. 6:1; 1 Ped. 2:18; 2 Ped. 2:1; Judas 4; Apoc. 6:10. Véanse Notas Sobre 1 Timoteo, página 61, y 1 Ped. 2:18, página 20. Significa un dueño de control absoluto. (La palabra española, déspota, es transliteración de esta palabra griega, y lleva una connotación mala en castellano porque consideramos que los hombres no tienen el derecho de Dios para controlar tanto así a sus semejantes).

–“y dispuesto para toda buena obra”. Otras versiones dicen “preparado” o “aparejado”. La misma palabra griega aparece en 1 Cor. 2:9 (preparado); Filemón 22 (prepárame); y Tito 3:1 (dispuestos).

Sobre la frase “toda buena obra”, compárense 2 Cor. 9:8; Efes. 2:10; Col. 1:10; 2 Tes. 2:17; 1 Tim. 5:10; 2 Tim. 3:17; Tito 1:16; 3:1.

Las llamadas buenas obras del falso maestro no son en realidad buenas obras en la vista del Señor (Mat. 7:22,23).

Dijo Jesús en Mat. 12:33, “O haced el árbol bueno, y su fruto bueno, o haced el árbol malo, y su fruto malo; porque por el fruto se conoce el árbol”. Todo miembro de la iglesia de Cristo o es vaso de oro o de plata, o es vaso de madera o de barro. Es para uso de honor o de deshonor. El escogimiento que hace la persona determina si está santificada y útil para el Señor, o no.

2:22 — “Huye también”. Otras versiones dicen “Huye, pues”. La forma gramatical del verbo aquí significa “seguir huyendo”. El mismo verbo griega aparece en 1 Cor. 6:11 (Huid). Es lo que hizo el joven José frente a la tentación (Gén. 39:12).

–“de las pasiones”. El texto griego usa aquí el artículo definido, “las”, mientras que en la lista de virtudes que sigue en este versículo no lo usa. Esto significa que Pablo se refiere a las pasiones juveniles como algo bien conocido, mientras que presenta las virtudes en el sentido de cualidades en la persona.

La palabra “pasiones” (epithumia) significa deseo desordenado, o codicia, pero no se limita a la idea de deseos sexuales. Esta palabra puede tener objetos buenos (por ej., Luc. 22:15, he deseado; Fil. 1:23, teniendo deseo). Pero se usa para referirse a la avaricia y codicia y cualquier otro deseo desordenado (Mar. 4:19; 1 Tes. 4:5; 2 Ped. 1:4; 2:10; 1 Jn. 2:15-17).

Himeneo y Fileto andaban en tales deseos, mostrando vanagloria, contención y confianza en sí mismos. Timoteo debía seguir huyendo de tales cosas.

–“juveniles”. Hay deseos desordenados que son característicos para los jóvenes. Hay que guardar presente que el “joven” en la mente del griego era persona de entre 18 y 40 años de edad. Hoy en día diríamos “adulto joven”. Véase Notas Sobre 1 Timoteo, 4:12, comentarios. Las “pasiones juveniles”, en este contexto, tienen que referirse a tales como las que demostraban Himeneo y Fileto, al ocuparse en profanas y vanas palabrerías (v. 16).

–“y sigue”. Literalmente, perseguir, o proseguir. Es verbo más fuerte que sencillamente “seguir”. Este verbo griego aparece en Rom. 9:30,31 (iban tras); 12:13 (practicando); 1 Cor. 14:1 (Seguid); Fil. 3:12 (prosigo); 1 Tes. 5:15 (seguid); 1 Tim. 6:11 (sigue).

–“la justicia”, o sea el estado de corazón que se armoniza con lo que es justo, santificado e inocente.

–“la fe”, o sea la fidelidad en el cumplimiento de los deberes.

–“el amor”, o sea la actitud de corazón que busca el bien del amado.

–“y la paz”, que resulta de proseguir las demás virtudes mencionadas. Véanse Rom. 14:19; Heb. 12:14; Sal. 34:14; 1 Ped. 3:11. Se hace contraste con lo del v. 14 (la contención). Considérese 1 Tim. 6:4. Véanse mis comentarios sobre esta referencia en Notas Sobre 1 Timoteo.

La persona de paz no es contenciosa (v. 24). No se ocupa en la contención personal.

Tres de las virtudes mencionadas en este versículo (la justicia, la fe, el amor) se mencionan en 1 Tim. 6:11 (véanse mis comentarios allí en Notas Sobre 1 Timoteo), nada más que allí se agregan la paciencia y la mansedumbre, y aquí se agrega la paz.

Ahora el “huir de las pasiones juveniles” de este versículo se contrasta con el “seguir” de las virtudes mencionadas.

–“con los de corazón limpio”. Timoteo, dice Pablo, prosiga estas virtudes en compañía de los demás cristianos.

El “corazón” aquí representa a toda la persona guiada por la mente que es según Cristo (Fil. 2:5; Rom. 8).

Es corazón “limpio” porque se ha aparado de la iniquidad (v. 19) y se ha limpiado de las cosas viles, o de las personas inútiles para el Señor (v. 21).

–“invocan al Señor”. Véase v. 19 arriba (donde el verbo griego es otro). Aquí es epikaleo, palabra compuesta de “epi”, sobre, y “kaleo”, llamar. Significa llamar sobre para sí mismo, o en favor de uno mismo. Aparece en Hech. 2:21; 9:14; 22:16; Rom. 10:12-14; 1 Cor. 1:2. Véase Joel 2:32.

Aquí se hace referencia a todo cristiano.

El cristiano tiene que “limpiarse” (v. 21) de personas y cosas, para luego “perseguir” ciertas cosas. Para ser vasos para usos honrosos, es necesario hacer las dos cosas. No basta sencillamente limpiarse de algo malo. Compárese Rom. 12:21.

2:23 — “Pero desecha”. Esta admonición es adicional a la del versículo anterior (huir). Compárese el ver. 16.

El verbo griego aquí es el que se emplea en 1 Tim. 4:7 (desecha); 5:11 (no admitas); Tito 3:10 (deséchalo); Heb. 12:25 (desechéis). Es más fuerte que “evitar”. Compárese la acción de Pablo, según 1 Tim. 1:20.

De Notas Sobre 1 Timoteo, 4:7, cito lo siguiente sobre este verbo griego: “La misma palabra griega aparece también en 5:11; Hech. 25:11; 2 Tim. 2:23; Tito 3:10; Heb. 12:25. Otras versiones dicen, “evítalas” (L.A.), “rechaza” (ASV., Mod., NTP.), “No des oídos” (NVI.), “no las admitas” (H.A.), “No tengas nada que ver” (B.A)., “Niégate a admitir” (N.M.), “dales de mano” (S.A.)”.

En 1 Tim. 1:4 se le manda a Timoteo “no prestar atención”; en 2 Tim. 2:16 , “evitar”; aquí en este pasaje, “desechar”.

–“las cuestiones”. Véase Notas Sobre 1 Timoteo, 1:4, comentarios. Eran cosas no reveladas en la Palabra de Dios, y por eso no enseñadas en ella.

La palabra griega zetesis, aquí traducida “cuestiones”, aparece en Jn. 3:25 (discusión); Hech. 15:2 (contienda); 25:20 (cuestión); 1 Tim. 6:4 (cuestiones); Tito 3:9 (cuestiones). Según el Sr. Thayer, lexicógrafo, la palabra indica una investigación o indagación, un debate o asunto de controversia. En 1 Tim. 1:4 aparece la misma palabra griega, nada más que se le agrega el prefijo, ek, que significa “de” o “fuera de”, y se traduce “disputas”; es decir, investigaciones que sacan de (algo). Estos procesos de investigación eran en realidad nada más especulaciones de controversia, o disputas. (El lector no ha de pensar en el “debate” de hoy en día, en que se discute una proposición formal bajo ciertas reglas de proceso y todo con decencia y orden).

–“necias”, del vocablo griego, moros. Aparece en Mat. 23:17 (insensatos); 1 Cor. 1:27 (necio); 3:18 (ignorante); 4:10 (insensatos); Tito 3:9 (necias). Significa “insípido”, estúpido, tonto”. Aquí la ver. N.C. usa la palabra “tontas”.

–“e insensatas”. “Estúpidas”, dice la ver. Lac. La palabra griega aquí, apaideuo, es compuesta de “a” (negativo) y “paideuo” (instruir, corregir; “paideuo” aparece en el ver. 25 , corrija). La idea es la de indisciplinado. Se refiere a la mente que es guiada por la novedad, y no por el hábito entrenado de estudiar.

Sobre este versículo, véanse v. 16, y Notas Sobre 1 Timoteo, 1:4, comentarios.

–“sabiendo que engendran contiendas”. Esta es la razón por qué desechar tales cuestiones. Engendran contiendas en lugar de la paz mencionada en el versículo anterior.

El verbo griego para decir “engendrar” aparece también en 1 Cor. 4:15 (engendré); Gál. 4:24 (da hijos); y File. 10 (engendré).

En lugar de “contiendas” otras versiones dicen “altercados” (Lac., B.A., 1977, NVI., B.J., N.C.), o “peleas” (P.B., N.M., NTP.). El vocablo griego es mache, y aparece en 2 Cor. 7:5 (conflictos); Tito 3:9 (discusiones); Sant. 4:1 (pleitos). Significa “riñas” o “luchas”.

Véase v. 14.

1 Tim. 6:3-5 es un buen comentario sobre este pasaje.

2:24 — “Porque el siervo del Señor”. Véase v. 19, y compárense Rom. 1:1; Gál. 1:10; Fil. 1:1; Col. 4:12; Tito 1:1. Parece que la referencia es en particular a los que enseñan el evangelio, pero también se aplica a todo cristiano en general (1 Cor. 7:22; Efes. 6:6).

–“no debe ser contencioso”, rencilloso, pendenciero, o peleador, en minucias verbales. Los que “contendían sobre palabras” (v. 14) se ocupaban en lo que produce contiendas (v. 23), pero el verdadero siervo del Señor, no. En el versículo 23 el texto griego emplea la palabra mache (contiendas); aquí emplea la misma, nada más que es verbo (con el negativo), machesthai (no altercar). El mismo verbo aparece en Jn. 6:52 (contendían); Hech. 7:26 (reñían); Sant. 4:2 (combatís).

Claro es que el cristiano, como fiel siervo del Señor, va a contender por la fe una vez dada a los santos (Judas 3), y pelear la buena batalla (2 Tim. 4:7), y estar puesto para la defensa del evangelio (Fil. 1:16), pero no va a altercar o pelear en los asuntos del contexto aquí. Va ser como Cristo (Mat. 12:19).

–“sino, amable para con todos”. Aquí se trata la actitud correcta al enseñar la verdad a otros. Este adjetivo se encuentra solamente aquí y en 1 Tes. 2:7 (tiernos). Significa afable o gentil. Compárese Sant. 3:17, donde Lacueva dice, “pacífica, comprensiva, complaciente”.

–“apto para enseñar”. Esta frase representa una sola palabra griega. Aparece solamente aquí y en 1 Tim. 3:2 (apto para enseñar). De ella se deriva nuestra palabra, “didáctico”. Véase Notas Sobre 1 Timoteo, 3:2, comentarios.

El verdadero siervo del Señor tiene la habilidad y el deseo de ocuparse en enseñar la verdad del evangelio (la actividad correcta), mientras que otros se ocupan en constante controversia sobre puntos fuera del evangelio de Cristo.

–“sufrido”; es decir, tolerante o paciente frente a las incomprensiones, en lugar de ser confrontante, fomentando contenciones carnales. Compárense Fil. 4:5; Rom. 2:4.

Este versículo representa lo contrario de espíritu de lo que tenían los falsos maestros referidos por Pablo. Compárense 12:18; 1 Tim. 3:2,3.

2:25 — “que con mansedumbre corrija”. La mansedumbre es fuerza bajo control. Cristo era manso (Mat. 11:29). Cuando el manso confronta las oposiciones, controla sus sentimientos, recordando la meta de su enseñanza, que es la instrucción y salvación de perdidos.

Usando de una actitud mansa, el siervo del Señor corrige, o disciplina. El verbo en griego aquí es paideuo, como en Tito 2:12 (enseñándonos). Véase ver. 23, comentarios sobre “insensatas”. Véase también Notas Sobre 1 Timoteo, 1:20, comentarios.

El siervo del Señor no combate al errado con las tácticas de él, sino con las que Cristo enseña. Considérese Rom. 12:21. Con el bien vence al mal.

–“a los que se oponen”. La frase, “que se oponen”, es una sola palabra en griego, antidiatithemi. Es participio. Significa los que se ponen en contra, o se oponen. Las versiones que toman la palabra como siendo en voz media, así hacen la traducción, “oponerse”. Otras versiones indican que se toma en voz activa, y dicen, “a los adversarios” (N.C. , B.J., S.A.), o “a los que resisten a la verdad” (JTD.), con sus opiniones contradictorias (1 Tim. 6:20, argumentos), como quienes contradicen (Tito 1:9).

Puede ser que la referencia sea más en particular a los que han sido engañados por los falsos maestros (v. 18), que a ellos mismos.

Una palabra griega semejante es anthistemi, y aparece en 2 Tim. 4:15 (se ha opuesto). Otra semejante, antikemai, se emplea en 1 Cor. 16:9 (los adversarios); Gál. 5:17 (se oponen); Fil. 1:28 (los que se oponen), y en 2 Tes. 2:4 (se opone).

–“que si quizá”. Tal vez la conducta gentil y mansa de parte del siervo del Señor conduzca al falso maestro al arrepentimiento.

–“Dios les conceda”. Dios es quien da el arrepentimiento (Hech. 11:18). Quiere que todo el mundo se arrepienta (2 Ped. 3:9) y venga al pleno conocimiento de la verdad (1 Tim. 2:4).

Dios lo puede hacer por medio de sus siervos fieles que emplean la conducta sabia aquí señalada al tratar a los que son adversarios, o que se oponen.

–“que se arrepientan”. En el texto griego la palabra es sustantivo, no verbo: “que Dios les dé el arrepentimiento” (B.A., y otras versiones). El arrepentimiento (metanoia) significa “cambio de mente”. La necesidad de este cambio de mente se ve en la descripción de los tales dada en Tito 1:15,16 y 3:11.

–“para conocer la verdad”. El texto griego dice, según Lacueva lo presenta: “para (el) pleno conocimiento de (la) verdad”. Los tales tienen que tener un cambio de mente para poder llegar al pleno conocimiento de la verdad.

Una ilustración de este proceso se ve en Hecho 8:18-24.

El hombre finito no sabe en un dado caso si Dios en su providencia no dará al falso maestro una perspectiva diferente. El fiel siervo de Dios actuará con la actitud y el espíritu mencionados arriba (v. 24), dejando el resto a Dios. Si el predicador siempre actúa debidamente en la defensa del evangelio, puede ser que el falso sea movido al arrepentimiento, y esto resulte en su aceptación de la verdad que hace libre (Jn. 8:32). El cristiano fiel siempre actúa con el fin de ganar y salvar (Mat. 18:15; Gál. 6:1,2; Sant. 5:19,20). Compárese Luc. 19:10.

2:26 — “y escapen del lazo del diablo”. Notemos el verbo griego, ananepho (otra vez sobrio), aquí traducido, “escapen”. Significa “volver a la sobriedad”. Lacueva lo traduce, “recuperen el sentido”. Compárese 1 Tes. 5:6, donde aparece la palabra nepho, ser sobrios. El llamado “hijo pródigo” en sí mismo entonces entró (Luc. 15:17, Lacueva). Las personas que andan en el error (v. 18) andan en embriaguez, o estupor, espiritual. Compárense 1 Cor. 15:34; 2 Cor. 10:5. Necesitan volver de nuevo en la sobriedad espiritual, al volver a la verdad.

Sobre “lazo del diablo”, véase Notas Sobre 1 Timoteo, 1 Tim. 3:7; 6:9; comentarios. Compárese Sal. 124:7; Rom. 11:9. Al volver a la sobriedad, se escapen del lazo del diablo. El diablo no nos quiere sobrios, sino endrogados, para que nosotros no tengamos control de nosotros mismos.

–“en que están cautivos”. Por medio de sus asechanzas o artimañas (Efes. 6:11), empleadas por los falsos (v. 18), se toman vivos los cristianos que se dejan seducir. El mismo verbo griego, empleado aquí para decir “están cautivos” aparece en Luc. 5:10, “pescadores”, o sea, quienes pescan o capturan.

–En la traducción de nuestra versión, el pronombre “él” se refiere al diablo. Pero el texto griego emplea dos preposiciones diferentes. Lacueva lo traduce así: “capturados por él, para la voluntad de aquél”. En este caso la segunda preposición (aquél) puede referirse a Dios y a la voluntad de él. Notemos estas versiones: “y se despertaren del lazo del diablo, agarrados por él, para la voluntad de aquél” (P.B.). “y volver a sensatez, para hacer la voluntad de Dios, librándose del lazo del diablo, en que por él están cautivos” (H.A.). “y vuelvan a sus sentidos propios, fuera del lazo del Diablo, siendo que han sido pescados vivos por él para la voluntad de ése”.

Sea como sea la interpretación de dichas preposiciones, la idea en general es igual: la persona, que en tiempos pasados era sierva del Señor en la verdad, fue capturada, o pescada viva, por las artimañas del diablo, logrando que aceptara el error, pero ahora ha sido rescatada del lazo del diablo y así ya no más hace la voluntad del diablo, sino la de Dios que antes hacía.

FUENTE:

http://www.amigoval.com/BReeves/2Timhtm/2Tim2.htm

About these ads

Los comentarios están cerrados.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.168 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: