SíMBOLOS, SU PODER Y SIGNIFICADO


SíMBOLOS, SU PODER Y SIGNIFICADO

odal_rune.gifAntes de que existiera la escritura, ya existían los símbolos, como lo prueba la arqueología. Su significado es explícito por sí mismo y es tan elocuente como pueda ser la imagen de una flor o del sol.

Juan Eduardo Cirlot, con su diccionario de símbolos, fue pionero en España en el estudio de esta materia.

¿Qué cosa es un símbolo? Es algo sencillo que al mirarlo recuerda o representa toda una gama de sentir o de condiciones, algo que al mirarlo trae a la memoria cosas tan importantes que es necesario resumirlo en un signo.(Benedicto XVI)

El símbolo expresa con un signo una realidad mucho más amplio (El Testamento del Pescador))

Observemos que la runa de la vida está superpuesta en un anuncio en contra del tabaquismo en Alemania. Fue la primera campaña que con el titular de “Rauchen verboten” (”Prohibido fumar”) se hizo famosa antes de la guerra mundial.

rauchen-verboten.JPG

Después Hollywood impuso la moda del fumar cigarrillos masivamente. Y, hoy, en 2007 lo que está demostrándose ecológico, inteligente y hasta de buena educación es el no fumar en lugares públicos… El que cohakenkreutz.gifntamina paga… Algún día las fotografías de la gente de hoy fumando cigarrillos (de tabaco o de lo que sea) se asociarán a las deprimentes imágenes de los fumaderos de opio en la China del siglo XIX.

Curiosamente, las llamadas pipas de agua son mucho más dañinas para la salud que los cigarrillos… pero no se dice nada para no ser criticados como “xenófobos”.

El Cristianismo debe gran parte de su triunfo a la simplicidad y belleza de la Cruz .4simbolosbig.jpg

La Cruz, un simple poste o dos maderos cruzados, fue empleada como instrumento de suplicio en diversos pueblos. Se la menciona, además, en las antiguas literaturas de Egipto, Cartago, China, Persia, Asiria, Creta, Roma y México.

Mariano Marcos Andrade B.
Managua

También se la consideró, con el círculo y el cuadrado, uno de los símbolos fundamentales. Tuvo varias formas, entre las que podemos citar: la cruz egipcia (con un ojal en lugar del trazo superior) que fue tomada como un símbolo de vida; la cruz gamada o svástica, símbolo del sol, de la bienaventuranza y del movimiento sobre un eje inmutable; y la cruz griega, brújula del cosmos y signo de perpetuidad.

También existen hasta hoy la cruz Tau, cuyo trazo vertical no sobrepasa al horizontal formando una «t»; la de Santiago, en forma de espada, la de San Andrés, la de San Antonio y varias más.

Tras la muerte de Jesús, la cruz, que fue su instrumento de martirio, vino a significar sacrificio, salvación y fe cristiana.

Además, los primeros cristianos encontraron prefiguraciones de la cruz en otros símbolos del Antiguo Testamento como la barca, el hacha, el arado, la estrella o la asociaron a maderos, árboles y señales de las que habla la Escritura.

EL SIMBOLO MAS PODEROSO DEL CRISTIANISMO

Aunque la tradición cristiana desconoce cómo era la cruz de Jesús, ha conservado las versiones latina y griega por devoción.

La Teología cristiana apoyándose en textos bíblicos, ha tomado a la cruz como símbolo de seguimiento de Jesús, del más allá, del mensaje cristiano, de la vida del creyente.

Se la considera como una escala que conduce a Dios, símbolo por excelencia de Cristo y del cristiano y talismán que protege del mal.

Hoy el símbolo universal de los cristianos es la cruz, donde fue crucificado Cristo en tiempos del Imperio Romano. Sin embargo, los primeros siglos los cristianos, que estaban viviendo en catacumbas debido a las persecuciones, tenían una simbología diferente, como la del Pastor, el Crismón o el Cordero.

¿Cuándo comenzaron a utilizar la cruz los cristianos?

Actualmente el símbolo más poderoso del cristianismo es la cruz, pero esto no siempre fue así. Los primeros cristianos tenían en realidad mucho recelo en mostrar este escandaloso instrumento de tortura como una señal de Dios.

Al menos hasta el siglo IV o V no aparece el «Signo de la Cruz» como distintivo cristiano (hasta entonces, se utilizaban otros tipos de signos, como el Cordero Divino).

 

El origen de la cruz como símbolo de la fe cristiana está en un hecho biográfico del Emperador Constantino II “El Grande” que vivió entre 280 y 337. El Imperio Romano, después de las reformas de Diocleciano estaba dividido en dos, Imperio Romano Occidental y el Oriental con capital en Constantinopla, habiendo a su vez dos emperadores. En plena guerra civil entre Constantino y Majencio por el control del Imperio para unificar y controlar todo el Imperio, se iba a producir la decisiva batalla del Puente Milvio. Al parecer Constantino tuvo un sueño en el que se aparecía Cristo y le decía “In hoc signo vinces” (Con este signo vencerás) y así fue, Constantino mandó grabar en todos sus estandarte y escudos la cruz de Cristo y ganó la batalla.

A partir de entonces, todas las tropas romanas llevarían este símbolo y se legalizó la religión cristiana con el Edicto de Milán en 313 y celebrando el Concilio de Nicea en el 325 bajo presidencia del Emperador, donde se declara la religión cristiana como oficial del Imperio.

Hasta aquí la parte mítica de la historia, pues es sabido que Constantino utilizó a los cristianos para hacerse con el poder, ya que sus asociaciones eran muy fuertes y estaban cada vez más presentes en los resortes del poder. La mujer de Constantino era cristiana y seguro que mucho influyó en la toma de estas decisiones.

La primera cruz simbólica en forma escueta: lineal, estilizada y muy breve, fue la Cruz Griega (constaba de cuatro brazos perpendiculares entre sí y del mismo tamaño) utilizada con finalidad mágica, talismánica y profiláctica, en ocasiones pintada en color rojo sobre la frente, e incluso en forma de tatuajes en otras zonas mucho menos ostensibles del cuerpo.

Foto

AL INICIO PRODUJO INDIGNACIÓN

A principio del siglo V, ya aparece la Cruz Latina, con carácter simbólico y ornamental; por ejemplo, la que se ve en el mosaico del ábside de Santa Prudencia, en Roma, sobre el Cristo entronizado rodeado por los Apóstoles; debido a que la Iglesia temía que comenzaran a olvidarse los tormentos de Jesús en la Cruz.

Poco después, en tiempos del Papa Celestino I (año 432), tenemos sobre la puerta de la iglesia de Santa Sabina, en Roma, la que según muchos autores parece ser la imagen más antigua de Cristo en la Cruz.

Pues bien, esta imagen que ahora conocemos como específicamente cristiana, la del crucifijo (del latín «crucifixus» = a crucificado o fijado a la cruz) que representa a Jesucristo clavado en la cruz, no apareció al público ni se dio a conocer hasta bien entrado el siglo XV.

Incluso en esta época tan tardía produjo verdadera indignación y escándalo entre los propios fieles cristianos. Este hecho notable ha sido descrito por el R.P. Máxime Gorce:

«Lorsquen 560, enviaron a Narbonne, tut exhibé pour la premiére tois le crucifix avec le corps du suplicié, selon le témoignage de Grégoire de Tours, ce fut un épounvanteble et fort compréhensible scandala».

(«Cuando en el año 560 aproximadamente, en Narbona, fue exhibido por primera vez el crucifijo con el cuerpo del ajusticiado, según el testimonio de Gregorio de Tours, esto constituyó un espantoso y muy comprensible escándalo».)

CRUZAR LOS DEDOS

Cuando se formula un deseo, se dice una mentira o se encuentra uno ante un peligro, muchos acostumbran cruzar los dedos (¡tambien tocar madera!), concretamente el mayor sobre el índice. El gesto, que evoca una cruz, conjura la mala suerte y aleja las influencias maléficas, según los supersticiosos.

Desde los primeros tiempos del cristianismo se creía que, replegando el pulgar bajo los otros dedos, se alejaba a los fantasmas y malos espíritus, o bien haciendo esa operación con las dos manos y dejando que el pulgar asome entre el índice, dedo consagrado a Júpiter, y el mayor, dedo del pecado dedicado a Saturno. No obstante, algunos autores piensan que, aunque el simbolismo de la santa cruz en este gesto resulta obvio, el origen primero es mucho más primitivo que la cruz cristiana y se remonta a los más antiguos tiempos paganos.

OTROS «CRUCIFIJOS»

Claro que ya en el S. II hay algunos «crucifijos», como el que aparece en una gema gnóstica que se conserva en el museo de Berlín, y que no representa a Jesús crucificado, sino que es una imagen etérica de Orfeus Bakkikos, correspondiente a los cultos mistéricos de Dionisos-Zagreus.

Esotéricamente esta cruz representa en la alquimia, el símbolo de la misteriosa «agua mercurial» de los filósofos herméticos.

Cuando por fin vencieron su pudor, los cristianos hicieron primitivos crucifijos que mostraban a un Jesucristo vivo, vestido y coronado, a un soberano victorioso sobre la cruz.

Recién a partir del S. XII aparece la representación de Jesús en la cruz tal como la conocemos ahora, casi siempre muerto y cubierto con sólo un paño atado a la cintura.

Hacia el año 1300 ya se inicia la cruda representación del Cristo coronado de espinas, humillado y sufriente.

Hay autores que opinan que El símbolo de la cruz podría tener su origen en el antiguo Egipto, el “Ankh” es el símbolo de Ra, el dios sol y no son pocas las referencias simbólicas cristianas a la adoración del dios sol, el Ankh es una cruz coronada por un circulo que perfectamente podría sugerir un “Halo” de santidad en la posición donde se encuentra la cabeza de Jesucristo en el modelo cristiano.

Cristo fue ejecutado por los romanos bajo el cargo de alta traición al emperador de la forma mas degradante posible: la crucifixión, un muy antiguo método de ejecución del que los romanos se habían auto otorgado el uso exclusivo, utilizando este método con Cristo para estigmatizar por extensión a todos sus seguidores; Pablo supo darle la vuelta a esto relacionando la acción salvadora de Dios a través del sacrificio de Cristo, materializado en el suplicio de la cruz, por lo que entonces y dentro de su concepción la cruz pasa a simbolizar la salvación a través de la muerte de Cristo, así mismo, y mas allá de las intenciones de Pablo el símbolo de la cruz pasa a ser también un símbolo de entrega y renuncia que los primitivos cristianos utilizan para simbolizar una fuente de consuelo para los oprimidos y también como modelo de conducta… por esa actitud es que hay tantos “mártires” en esos primeros momentos de la religión cristiana.

En este sentido el símbolo original de los cristianos y que eventualmente fue desechado y desplazado por el de la cruz tiene, no solo muchos significados, sino mucho mas relación con la verdadera enseñanza que el que pueda tener el terrible recordatorio de sufrimiento encerrado en la cruz.

La Cruz cristiana es un símbolo religioso muy familiar en la cristiandad. Este método de ejecución fue común para los esclavos romanos y para los criminales que no eran romanos.

Las palabras «cruz» y «crucifijo» provienen de las derivaciones del verbo latino cruciare, que significa “torturar”. (Wikipedia)

La cruz, en resumen, es un símbolo ajeno a la doctrina de Jesús, independientemente de su verdadera naturaleza como ser históricamente real, en ningún momento hace referencia a ella o la vincula de alguna manera a sus enseñanzas, nunca se la menciona en ninguno de sus sermones ni es elemento central en ninguna de sus parábolas, todo lo esencial de sus enseñanzas está centrado en conceptos de paz, justicia, solidaridad, caridad y compasión expresados como extensiones del elemento central, fundamental, que es el amor.

Hay una nueva raza de hombres nacidos ayer, sin patria ni tradiciones, asociados entre sí contra todas las instituciones religiosas y civiles, perseguidos por la justicia, universalmente cubiertos de infamia, pero autoglorificándose con la común execreción: son los Cristianos.“(Celso; “El Discurso Verdadero Contra los Cristianos” Pág.11 Alianza Editorial; Madrid 1988)

Así comienza, hacia el año 178 d.c., “El Discurso verdadero contra los Cristianos”, una obra escrita por el filósofo griego de Alejandría Celso, que será el fundamento ideológico de algunas de las mas duras persecuciones contra los creyentes en Jesús de Nazaret que se sucederán en los años siguientes.

n el verano del año 325, convocados por un emperador romano: Constantino, los obispos de la cristiandad se reúnen en Nicea, para dilucidar sobre cuestiones de doctrina y acabar de una vez con las diferentes disputas teológicas y doctrinales que perturbaban en aquel tiempo a la Iglesia.


Como consecuencia de esta contemporización con el poder temporal (que se permitía convocar concilios), que se valdrá del cristianismo como aglutinante para mantener la unidad del imperio unos siglos más, la iglesia comenzará un proceso de paganización y “romanización” que dará lugar pocos siglos después a la hoy conocida como Iglesia Católico-Romana.

Es en estas fechas que se consuma lo que ya desde el siglo II hombres como el obispo de Sardis, Melitón, habían comenzado a levantar como fundamento teológico: un desligar a la iglesia de su original carácter y contenido judío, y la sustitución de éste por la mentalidad y filosofía grecorromana, llenando las congregaciones de personas procedentes del paganismo, convencidas, pero no convertidas. Y no solo esto: Anatemas y degradación civil, cuando no persecución, contra los que no pensaban como ellos.

En el principio del cristianismo cuando la cruz era un signo de ignominia y la dominación romana seguía vigente, los cristianos tomaron como signo de identificación, el Pez dado que en sus letras griegas iba el monograma de “JESÚS Hombre Salvador del Mundo“, más tarde, sobre el siglo VI, el cristianismo adoptó la Cruz como símbolo de su Fe.

El uso de la cruz como símbolo de fe es posterior en muchos años a la muerte de Jesús y su elección es intencional y manipuladora pues es mas un recordatorio ominoso de una tragedia que un símbolo feliz de esperanza, es el resultante de lo diametralmente opuesto a las enseñanzas de Cristo pues el resultado final del amor como ejercicio cotidiano no puede ser la muerte sino la creación de la vida, una manifestación del poder de Dios a través de nosotros; el camino a la salvación no es la muerte ni la tortura representadas por el instrumento de ejecución sino que es la compasión, la solidaridad y la entrega desinteresada representadas por el amor absoluto, puro y simple que nos propone un hombre excepcional, que no necesitó de tantas jerarquías ni dogmas ni poder material para transmitirnos su sencillo pero… “crucial” mensaje.

La cruz universalmente es considerada un símbolo cristiano, ahora a la cruz que me refiero es a una vacía. Una en la cual nuestro amado salvador venció la muerte y por ende esta vacía.

Algunas Iglesias Evangélicas utilizan en sus frentes una cruz , que mientras estas no se conviertan en ídolos o no son objetos de adoración, está bien, pero lo mejor es desprenderse de estas simbologías como se ha puesto de moda entre los evangélicos la estrella de David y es un lamentable error porque debemos ser adoradores de espíritu , ser espirituales de verdad y que nada contamine nuestra relación con Dios.

Jesús tomo la cruz, instrumento de vergüenza y deshonra, y lo torno en instrumento que proyecta victoria y esperanza. Fue en esa cruz que venció al mundo y su príncipe, y nos entrego la redención por medio de su sacrificio vicario en la cruz.

No adoro a la cruz, adoro al que murió en ella, no la utilizo como amuleto, la utilizo como medio para esforzar mi fe, no por lo que ella es, sino por el que en ella fue inmolado. La cruz solamente me recuerda que un inocente cargo la cruz de un condenado a muerte, ese condenado a muerte era yo.

Hoy puedo ver en Su Palabra como la cruz fue profetizada siglos ante de su invención, como el instrumento que ayudaría a la gracia de Dios a ser esparcida por el mundo. Pero es solo eso, un instrumento. Si para algo sirve hoy es para fortalecer mi convicción de que El es el camino, y ,a verdad, y la vida; esa cruz abrio el camino al trono del Padre.

La palabra griega que se traduce por “cruz” en Biblias modernas se escribe por stau-ros ó xy´lon, que significan palo vertical, estaca vertical o poste.

La cruz tuvo su origen en la antigua Caldea, y se uso como símbolo del Dios Tamuz, en aquel país y tierras vecinas como Egipto.

En el siglo III, para aumentar el numero de seguidores, la Iglesia Católica,ya apartada de las doctrinas de la fe cristiana, empezó a recibir a paganos, sin que hubiera regeneración por fe, y en gran medida se les permitió retener sus señales y símbolos paganos,como yo decia algunos párrafos mas arriba.

Por eso se adoptó la Tau, ó T en su forma mas frecuente, con el travesaño mas bajo.

La cruz era llevada en las manos de los sacerdotes Egipcios y por los Reyes Pontífices como símbolo de autoridad como sacerdotes del dios sol.

La cruz se usaba como símbolo del dios solar babilonio, este símbolo fue acuñado en muchísimas monedas romanas por muchos emperadores, entre ellos Julio Cesar y Constantino.

Constantino era adorador del dios solar, mucho antes de ingresar en la Iglesia cristiana. Éxodo 20:4-5 ( leerlo )

Por eso la persona que le tiene afecto a la cruz, le tiene afecto a un símbolo de adoración que esta opuesto al Dios verdadero.

Hay algunos autores opinan que la cruz de la que el cristianismo hace mención nunca fue utilizada en la muerte de Jesús ya que Jesús murió en un madero pero no crucificado como lo dicen. En los escritos antiguos del Brit HaDasha dice en Griego STAURON que significa madero y no cruz. Pero esto debería investigarlo algo mas, aunque yo creo por la Biblia que este autor esta equivocado. Yo creo que Jesús murió en una cruz, y por eso la insistencia de los apóstoles al predicar a cristo crucificado, ya que esto era una locura al israelita común, que jamas podía aceptar que su Mesías hubiera muerto en una cruz.

Podemos leer pasajes de la biblia tales como Gálatas 6-14m, donde “El Apóstol deja bien claro que el sólo se gloría en la Cruz de CRISTO signo de salvación y vida.”

I Corintios Capitulo I, 21-25, “vemos claramente cómo el motivo de la predicación de Pablo es por supuesto CRISTO y este CRUCIFICADO, locura para los judíos.”

Filipenses 3:18, “vemos como Pablo nos habla de la condenación de aquellos que son enemigos de la Cruz de Cristo pues el que aborrece la Cruz del Señor es para su propia condenación.”

ICXC NIKA:

Este anagrama lo utiliza sobre todo la Iglesia ortodoxa griega.

El significado es muy sencillo. Son dos palabras griegas que confiesan la Resurrección de Jesucristo con la frase “Jesucristo vence”: IC= Jesús, XC= Cristo en abreviatura ambas, NIKA= vencer, victoria. Aparece con la cruz en medio, pues Cristo ha vencido a la muerte y al pecado en la cruz.

Crismón (XP):

Es el monograma (Símbolo formado por letras o números entrelazados que se usa como abreviatura) de Cristo, formado por las dos primeras letras en mayúsculas de su nombre en griego: (XP)ISTOS. A veces también se le añaden las letras griegas Alfa y Omega para indicar, siguiendo el libro del Apocalipsis, que Cristo es el principio de donde se origina y el fin a donde culmina la historia.

El emperador Constantino el Grande soñó la víspera de la batalla del Puente Milvio (28-10-312) contra Majencio con este símbolo junto con la frase In hoc signo vinces (”Con este signo vencerás”; al día siguiente lo colocó en los estandartes de su ejército y ganó la batalla, con lo cual se convirtió en emperador.

Después el emperador publicó el Edicto de Milán (313), que autorizaba la práctica pública de la religión cristiana en el Imperio romano.

El pez como símbolo de la fe cristiana:

Este símbolo original: el pez; nos remite a varios conceptos, todos válidos en el contexto del cristianismo primitivo:

1. Hace referencia a Galilea, tierra de donde era originario Cristo y sus principales o primeros apóstoles, tierra muy pobre y apartada del centro de poder judío en Palestina y donde la principal actividad de subsistencia era la pesca. Esta es la principal razón por la que Pablo se esforzó en restarle valor hasta desplazarlo por la cruz, pues no solo la cruz era el símbolo que mejor “cuadraba” con su concepción sino que además una referencia tan directa a Galilea podría convertirse en una limitación, por ser excesivamente localista, a las aspiraciones de “universalidad” que abrigaba para su naciente iglesia.

2. El pez es una referencia directa al alimento, sin olvidar además que es una especie de “reseña gráfica” de dos de los portentos o milagros mas significativos de Jesús, de gran valor propagandístico: por un lado, se dio a conocer a sus primeros apóstoles mientras estos pescaban: no habían conseguido pescar nada y él les indicó donde lanzar sus redes, las sacaron repletas de peces en cada oportunidad, en esa forma estos primeros apóstoles conocieron como verdad la identidad o carácter especial de Cristo, y por otro lado el conocido milagro de la multiplicación de los panes y los peces… toda una alegoría en si mismo pues a través de Cristo se alimenta una multitud hambrienta… obviamente no solo de comida física sino de alimento espiritual… (pues no solo de pan vive el hombre)…

3. El pez, aun en tan simple y esquemática representación es un animal vivo, es parte de la creación de Dios, es de los primeros seres por él creados según el génesis, una manifestación de su poder al alcance de cualquiera, igual que el amor.

Iota I=Jesús, Ji X=Christos, Theta Θ=Theou (de Dios), Ípsilon Υ=Uios (Hijo), Sigma Σ=Soter (Salvador)

IXΘΥΣ: Iota I=Jesús, Ji X=Christos, Theta Θ=Theou (de Dios), Ípsilon Υ=Uios (Hijo), Sigma Σ=Soter (Salvador)

“El ichtus o ichthys (ΙΧΘΥΣ, se pronuncia ijtus, con la u francesa) es un símbolo que consiste en dos arcos que se intersecan de forma que parece el perfil de un pez, y que fue empleado por los primeros cristianos como un símbolo secreto.

La palabra del idioma griego ichthys significa pez, pero también es un acrónimo que proviene de las iniciales de “ΙΗΣΟΥΣ ΧΡΙΣΤΟΣ ΘΕΟΥ ΥΙΟΣ ΣΩΤΗΡ” (Iēsoûs Christós Theoû hYiós Sōtér), que significa “Jesucristo, Hijo de Dios, Redentor”.

El uso del ichtus como símbolo secreto pudo haber sido el siguiente: una persona dibujaba unas líneas rectas y curvas en la arena de forma aparentemente aleatoria, de las que una de ellas era un arco circular (medio ichtus). Si otra persona dibujaba más líneas en el suelo y completaba la figura, los dos sabrían que ambos eran cristianos.

Antes del Edicto de Milán los cristianos no podían revelar abiertamente su fe, ya que corrían el riesgo de ser perseguidos o ejecutados.” (Wikipedia)

En la enciclopedia Wikipedia hallamos que “La definición y preservación de los dogmas de la fe exigía mucha cautela en un ambiente tan diverso y tan presto al sincretismo como el del Imperio romano en aquellos siglos. Los catecúmenos se habían dividido en dos grupos: oyentes (audientes), que deseaban iniciarse en la fe, entre los cuales no faltaban a veces espías a sueldo, pero que demoraban el bautismo, y elegidos (electi), que se preparaban ya para su ingreso en la comunidad cristiana. Unos y otros, aunque más formados estos últimos, debían mantenerse al margen de los ritos reservados para los iniciados y en especial del “misterio” de la carne y la sangre del Verbo de Dios. De aquí que, para reconocerse, los fieles “iniciados” utilizaran símbolos. El simbolismo cristiano es un complemento del arcano que protege la pureza de la fe de los enemigos externos.”

“Algunos símbolos aparecen derivados de la mitología antigua. El pavo y el ave fénix simbolizan la resurrección. La palma la victoria. La paloma la sencillez cristiana, el pudor y la paz concedida al alma fiel. El ciervo, el servidor diligente de Cristo. El áncora, la esperanza en la salvación. La nave, la Iglesia. Orfeo, simbolizaba a Jesucristo.

De claro origen cristiano eran: el pez, símbolo de “Jesucristo Hijo de Dios, Salvador”. En griego pez se decía “ichthys” (ICTUS) I = Iesous (Jesús); Ch = Christos (Cristo); Th = Theou (Dios); U=Uios (Hijo); S=Soter (Salvador). El cristianismo está lleno de símbolos; la cruz recuerda a la crucifixión, la virgen María personifica la forma de maternidad más pura reforzada por la asociación al color azul. La figura con cuernos y cola es la representación simbólica más común del diablo, intensificada por el color rojo. La creación de iconos era considerada una parte muy importante del culto. El cordero, símbolo del sacrificio de Cristo y su victoria, y el Buen Pastor, símbolo de Jesucristo. Algunos símbolos eran de tema histórico – bíblico, como el sacrificio de Abraham, que se utilizaba para representar el sacrificio de la cruz; Adán y Eva, imagen de Jesucristo, nuevo adán que reparó el pecado; el Arca de Noé, imagen de la Iglesia, etc. A veces se utilizaban también escenas alegóricas, como las de la viña, el convivió o cena, las vírgenes prudentes y las imprudentes de la parábola, etc.

Las catacumbas, cementerios de las primeras comunidades cristianas, excavados en las afueras de la urbe y en fincas particulares (de cristianos acomodados), que luego pasarían a la Iglesia, fueron a veces seguro refugio para los cristianos. En ellas, hallaban sepultura también los cuerpos de los mártires, muertos en las persecuciones. La veneración que empezó a tributárseles originó la construcción de capillas más amplias entre los estrechos pasillos subterráneos, a menudo superpuestos en varios pisos, e hizo que los cristianos se reunieran en ellas para celebrar los misterios de la fe. El arte cristiano primitivo halló ocasión de plasmar en las paredes de estos recintos y capillas sus admirables realizaciones.

Junto a la Via Appia antigua se hallan las catacumbas de San Calixto, las de San Sebastián y las de Pretextato; en la Via Ardeatina, las de Domitila, las de Priscila en la Via Salaria y las de Santa Inés en la Nomentana. Todas ellas, muy visitadas por los peregrinos y turistas que acuden a Roma, no representan más que una mínima parte de las sesenta de que hoy se tiene noticia, con más de seiscientos kilómetros de galerías subterráneas de planta laberíntica, con cuatro o cinco sepulturas por piso, una encima de la otra, como los nichos de un cementerio moderno.

En épocas de inseguridad los cristianos se dirigían a uno de estos cementerios. Los viñedos disimulaban su entrada. Allí celebraban sus asambleas, en las capillas a que hemos aludido, que generalmente se celebraban en los tituli o casas de nobles, quienes las prestaban gustosos para ello. Se iniciaba con el saludo tradicional: “Que la paz sea con vosotros” para continuar con el rezo de las letanías, que el pueblo contestaba a coro; seguían dos oraciones breves, diversas lecturas, canto de un salmo, y rezo y comentario del Evangelio. Cuando concluía esta primera parte, se despedía a los catecúmenos y paganos. Luego continuaba la ceremonia con el ofertorio (en que los asistentes ofrecían sus presentes o limosnas) y seguían los preparativos para el sacrificio, rezo de varias oraciones, entre ellas la eucarística y la comunión bajo las dos especies (fragmento de pan consagrado depositado en la mano derecha de cada comulgante por el obispo, y un sorbo del cáliz que era pasado, de uno en uno, por el diácono) Oración en acción de gracias, bendición episcopal a los fieles, y la fórmula de despedida que aún subsiste: “Id, la misa ha terminado”.”

Esta lápida es un epitafio procedente de la necrópolis paleocristiana de Tarragona; es una variante del crismón y representa una cruz que imita las formas XP con las letras alfa y omega (primera y última letra del alfabeto griego y equivalen a decir que Jesucristo es el principio), que son usadas en el Apocalipsis (1, para referirse a Jesucristo: “Yo soy el alfa y la omega”, dice el Señor, el Dios todopoderoso, el que es y era y ha de venir. (El Testamento del Pescador)

 

 

 

—————————————————————-

Fuentes:

About these ads

2 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Psicochaman.org
    nov 25, 2008 @ 03:38:17

    buen blog felicitaciones

  2. EFRAIN
    feb 06, 2009 @ 18:47:58

    ME PARECE MUY BUENO ESTE TRABAJO, LA INFORMACION ES EXELENTE. AHORA BIEN, ME PARECE CURIOSO QUE NO HABLEN ACERCA DE (JHS) UTILISADO SOBRE TODO POR LA IGLESIA CATÓLICA EN SUS HOSTIAS SAGRADAS. Y CREO QUE ES OPORTUNO QUE HABLARAN UN POCO ACERCA DE ESO ,PUES ES MUY COMUN VERLO Y NO SABER LO QUE REALMENTE SIGNIFICA. MUCHISIMAS GRACIAS.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.892 seguidores

%d personas les gusta esto: