La confesión de Pedro en Mateo 16:13-20


La confesión de Pedro en Mateo 16:13-20

Autor: Paulo Arieu

Ver Enlaces relacionados con “Los discípulos de Jesús”

La confesión de Pedro

La confesión de Pedro

«Viniendo Jesús a la región de Cesarea de Filipo, preguntó a sus discípulos, diciendo: ¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre?  Ellos dijeron: Unos, Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, Jeremías, o alguno de los profetas. El les dijo: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?  Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente. Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos.  Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos; y todo lo que atares en la tierra será atado en los cielos; y todo lo que desatares en la tierra será desatado en los cielos. Entonces mandó a sus discípulos que a nadie dijesen que él era Jesús el Cristo.» (Mateo 16:13-20 RVA 1960)

A Pedro el Señor le reveló que Jesús es el Cristo “Tu eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.”

La intención de Jesús en este pasaje no era establecer el papado, en absoluto, eso es un invento de los católicos romanos.

La confesión que hizo Pedro es la que el Señor espera de todo cristiano verdadero, se relaciona con Romanos 10:8-13

«Mas ¿qué dice? Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Esta es la palabra de fe que predicamos: que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación. Pues la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado. Porque no hay diferencia entre judío y griego, pues el mismo que es Señor de todos, es rico para con todos los que le invocan; porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.» (Ro 10:8-13 RVA 1960)

En cuanto a “las llaves del reino”, Pedro tuvo un ministerio importante ya que él fue el escogido para abrir las puertas del reino de Dios a los judíos, con su predicación en el día de Pentecostés, y también abrió el reino de los cielos a los gentiles en la casa de Cornelio, Pedro quién predicó por primera vez en ambas ocasiones y luego el Señor llamó al apóstol Pablo a continuar con el ministerio a los gentiles y Pedro se dedicó a los hebreos.

Atar y desatar, siempre tiene que ver con una autoridad espiritual, para actuar en el mundo espiritual. Atar las fuerzas espirituales de maldad, por ejemplo.


About these ads

4 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. carmen
    sep 16, 2008 @ 22:44:46

    me gusto mucho esta reflezion me parecio de lo mas completa.

  2. pauloarieu
    sep 16, 2008 @ 23:38:50

    Carmen:
    me alegro te haya gustado.
    Bendiciones
    Paulo

  3. sebastian
    ene 08, 2009 @ 23:40:47

    pero cuales son las conclusiones el texto…

  4. sebastian
    ene 08, 2009 @ 23:41:38

    desde mateo 16-13,20

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.022 seguidores

%d personas les gusta esto: